Airbnb llega a Colombia

Esta red social, que permite a los viajeros encontrar lugares cómodos, sencillos y baratos para pasar la noche y se ha convertido en una alerta para los gremios hoteleros.

Kay Kuehne, director de Airbnb para Iberoamérica. / Cortesía
Kay Kuehne, director de Airbnb para Iberoamérica. / Cortesía

Surgió como una idea simple y sencilla: un espacio donde la gente pudiera encontrar alojamiento barato, por tiempos cortos y que, además, fuera confiable. Con esos tres elementos, Brian Chesky y Joe Gebbia iniciaron en 2008 una aventura digital con pocas probabilidades de éxito después de padecer por sí mismos la imposibilidad de conseguir hospedaje para uno amigos que asistían a la Conferencia de Diseño Industrial de ese año, celebrada en San Francisco. Todos los hoteles costeables estaban llenos, por lo que decidieron hacerles un espacio en su propio apartaestudio, con un colchón de aire y desayuno en la mañana. Así nació Airbnb, la red social que le permite a personas publicar sus propios espacios para hospedar invitados y a los viajeros encontrar una opción más asequible que la de un hotel. O una para esa fecha especial que recordará toda la vida.

Porque hoy en día la red social cuenta con más de 350.000 propiedades activas enlistadas en las cuales hay desde alcobas, pasando por apartamentos, hasta camiones, iglús, castillos o mansiones. Incluso aviones. Su catálogo ha sido solicitado por más de 4 millones de personas que se han hospedado en ellos y les han generado ganancias adicionales a sus propietarios. Y también ha traído algunos dolores de cabeza: debido a la presión del gremio hotelero, que ha visto cómo la ocupación de sus habitaciones ha disminuido gracias a Airbnb y redes del mismo tipo, un juez del estado de Nueva York prohibió el arrendamiento de habitaciones o apartamentos por menos de 29 días. Una estrategia que los hoteleros de Quebec, Barcelona, Madrid y Amsterdam vienen estudiando para cerrarle el paso.

Lejos de esa disputa, Airbnb anunció su entrada al mercado colombiano. Kay Kuehne, su director para España, Portugal y América Latina, habló con El Espectador sobre las expectativas y los objetivos de la red en esta nueva aventura.

¿Cómo funciona Airbnb?

Es un mercado comunitario en el que los huéspedes pueden reservar los alojamientos de los anfitriones. Se ponen en contacto con ellos mediante nuestro sistema de mensajes para confirmar la disponibilidad del alojamiento y envían una solicitud de reserva cuando se han decidido. Es importante que ambas partes se comuniquen y realicen las transacciones a través de Airbnb para asegurar la confianza y seguridad en nuestra comunidad y para garantizar que cumplen con los términos y condiciones.

¿Cómo se realiza el pago?

Los huéspedes introducen sus datos de pago al enviar una solicitud, pero el cobro no se realiza hasta que el anfitrión la acepta. Si lo hace, realizamos el cobro por el importe correspondiente y facilitamos los datos de contacto a ambas partes para organizar la llegada y tratar los pormenores de la reserva. No cobramos nada al huésped si el anfitrión no acepta la solicitud. Además, hemos creado un sistema de pago propio para garantizar que el cobro se realice de forma correcta y segura. Retenemos los pagos hasta 24 horas después de la llegada, periodo tras el cual realizamos la transferencia al anfitrión, dando así la oportunidad a ambas partes de comprobar que todo va según lo previsto. Al finalizar la reserva, ambas partes pueden evaluarse mutuamente e ir labrándose una reputación dentro de la comunidad.

¿Qué tipo de propiedades tienen listadas?

Más del 50% de los anuncios son casas y apartamentos completos, mientras que el resto son habitaciones de las casas de nuestros anfitriones o propiedades únicas y especiales.

¿Cuál es el perfil del usuario que solicita sus servicios?

Alrededor del 55% de la comunidad son mujeres y, aunque suene increíble, hay más anfitriones de 55 años en adelante que de 18 a 25 años. La edad promedio de los viajeros es de 33 años, de los anfitriones es de 40.

¿Cuál es, hoy en día, su principal mercado?

Somos una empresa global que continúa expandiéndose rápidamente por todo el mundo. La mitad de nuestros ingresos proviene de Europa en estos momentos, pero América Latina está creciendo rápidamente.

¿Por qué se interesaron por el mercado Latinoamericano y Colombiano?

Por el fuerte crecimiento del turismo y de la comunidad Airbnb.

¿Cuáles son los mercados más atractivos en la región?

En su orden, Rio de Janeiro, Buenos Aires, México DF y Playa del Carmen. En lo que respecta a Colombia, son Bogotá, Medellín y Cartagena.

¿Cuánto es la inversión que realizarán en este lanzamiento?

Como Airbnb es una plataforma web no serán necesarias las inversiones. No es un lugar físico.

¿Cuál es la meta de usuarios que esperan alcanzar en el mercado colombiano?

Queremos llegar a todos los anfitriones potenciales con espacio libre en sus casas o inmuebles disponibles. Desde propietarios de los apartamentos en ciudades, personas con una finca en el campo, viajeros que quieren hacer un viaje para un fin de semana largo y familias que quieren ahorrarse dinero en su alojamiento.

¿Cuál es la estrategia de valor agregado que esperan desarrollar?

Incluye la facilitación del proceso para localizar el producto y simplificar el método de pago. También queremos desarrollar una comunidad activa y profundizar las relaciones con organizaciones locales (públicas y privadas).
 

Temas relacionados