Alemanes alcohólicos viven 20 años menos

En ese país, donde hay 1,3 millones de adictos al licor, dicho comportamiento está reduciendo radicalmente sus esperanzas de vida.

Según los promedios internacionales se considera adicta una mujer que consuma 12 gramos diarios de licor, es decir unos 20 mililitros –ml– de vino o 250 ml de cerveza.
Según los promedios internacionales se considera adicta una mujer que consuma 12 gramos diarios de licor, es decir unos 20 mililitros –ml– de vino o 250 ml de cerveza.

Los alemanes adictos al alcohol tienen una esperanza de vida 20 años menor a la del resto de la población de ese país. Mientras allí el promedio de vida para las mujeres es de 82 años y para los hombres de 77, quienes son considerados alcohólicos tienen expectativas mucho más bajas: ellas viven una media de 60 años y ellos, de 58.

Estas fueron las conclusiones de un estudio realizado por un grupo de científicos de las universidades Greifswald y de Lübeck, dirigido por el profesor Ulrich John, quien señaló que aparentemente las más afectadas son las mujeres. Según el investigador en este análisis el género femenino mostró ser más susceptible a las enfermedades relacionadas con el consumo de alcohol, aunque hasta esta etapa del proceso no se encontró una explicación para este comportamiento. En Alemania 9,5 millones de personas entre los 18 y 65 años reconocen que tienen problemas con el alcohol y 1,3 millones son alcohólicos.

Para llegar a estas conclusiones se hizo un seguimiento a 4.070 personas desde 1996, de las cuales 153 eran consideradas alcohólicas. Según los promedios internacionales se considera adicta una mujer que consuma 12 gramos diarios de licor (unos 20 mililitros –ml– de vino o 250 ml de cerveza) y un hombre que ingiera 24 gramos (250 ml de vino o medio litro de cerveza).

Pero hay un hallazgo más que preocupa a los investigadores: la esperanza de vida de aquellas personas que se sometieron a una terapia para vencer la adicción, no fue mayor a la de quienes no hicieron nada para dejar de beber. Esto, según el profesor Ulrich John, da indicios de que las terapias que se ofrecen este país para superar el alcoholismo no están siendo efectivas: se aplican muy tarde, cuando los afectados ya padecen algún mal relacionado con la adicción (fundamentalmente males relacionados con el cerebro, hígado, corazón y diversos tipos de cáncer).

Temas relacionados