¿Alimentos con impresoras 3D para astronautas?

La NASA busca que en menos de seis meses esté lista una impresora que pueda reproducir comida para consumir en el espacio.

/ Woratek.com
/ Woratek.com

Imprimir una prótesis, un objeto decorativo, uno cuantos chocolates y hasta un carro en tercera dimensión dejó –hace varios años– de ser una posibilidad exclusiva de la ciencia ficción. Esta técnica que consiste en imprimir en 3D objetos sólidos a partir de un modelo digital ha ido tan lejos, que hace pocas semanas un joven estadounidense sorprendió al mundo luego de imprimir y probar un arma de fuego de esta manera.

La NASA quiere ir aún más lejos: esta semana anunció que busca imprimir alimentos que puedan mantenerse en el espacio durante años y que se conviertan en el menú de los astronautas que tienen que pasar largas temporadas por fuera del planeta. La propuesta va en serio, tanto así que desde marzo la NASA le donó a la compañía Systems and Materials Research Corporation (SMRC) 100.000 euros para que pueda desarrollar la impresora que podría revolucionar la alimentación de los astronautas.

¿Cómo funcionaría la impresora 3D?

La impresión en tercera dimensión consiste en la reproducción de objetos con volumen a partir de diseños digitales, mediante la superposición de capas de plástico o resinas. Utilizando esta misma técnica, se pueden agregar a los cartuchos de la impresora polvos nutritivos o líquidos para imprimir los alimentos.

La idea es poder ingresar recetas culinarias y que la impresora mezcle los productos en las proporciones adecuadas. Hasta el momento los científicos han logrado imprimir chocolates, galletas y hasta pasteles de chocolate. La fecha de vencimiento también superaría los temores por el deterioro de la comida en el espacio. Según el equipo que trabaja en el encargo de la NASA, esta comida podrá consumirse hasta en 30 años.

El proyecto más parecido a la propuesta de la NASA –hasta ahora– fue presentado a principios de este año por la organización Modern Meadow y consistía en crear carne cruda a partir de células madre, usando una bioimpresora de tercera dimensión.

Si este proyecto funciona es muy probable que no sólo salgan beneficiados los astronautas que hasta ahora tuvieron que conformarse con dietas poco variadas y suculentas, sino que podría dar un nuevo impulso en los desarrollos para combatir el hambre y mejorar la nutrición en el planeta.

Temas relacionados