Alto turmequé

El pasado jueves, en el vuelo 073 de la aerolínea Avianca que cubría la ruta Ciudad de México-Bogotá, se presentó un curioso hecho....

 Se sabe que la multinacional Adidas patrocina a la selección de Colombia, incluso desde hace dos años personaliza los guayos con el nombre de los jugadores y la bandera nacional. Sin embargo, esta semana, en el centro atlético donde entrena el equipo, en Cotía, São Paulo, quedó en evidencia que en guayos sólo usan la marca alemana Pékerman,

James, David Ospina, Mondragón, Camilo Vargas, Teo, Bacca, Valdez, Zúñiga, Aguilar, Armero y Álvarez Balanta, que están usando los nuevos modelos Battle Pack, de colores negro y blanco inspirados en el camuflaje de los antiguos guerreros de las húmedas selvas de Brasil. La norteamericana Nike es la preferida de Yepes, Jackson, Ibarbo, Álex

Mejía, Sánchez y Guarín, éstos estrenando el último modelo tipo bota, aunque con las medias de dotación de Adidas. El único que usaba Puma era Falcao.

Róbinson Díaz volvió a casa

El cuidadoso trazo y la agudeza en la sátira de ‘Picho y Pucho’ vuelven desde hoy a El Espectador. Regresan 22 años después de que su autor dejara las páginas de este diario para concentrarse en su carrera actoral. Hoy, consagrado como uno de los mejores del cine, el teatro y la televisión del país, Róbinson Díaz decidió retomar su faceta como dibujante y lo hará en el periódico en el que debutó y con cuyos primeros sueldos se pagó parte de la carrera de arte dramático. Todo por una feliz coincidencia: Díaz fue invitado a grabar Claro Oscuro, la serie de entrevistas de El Espectador TV y fue tal su emoción que accedió a robarle tiempo a un protagónico que está grabando y en solo un día mandó cuatro viñetas políticas, una de las cuales aparece hoy en la página 16. Nuestros lectores tienen la última palabra.

Piloto automático

El pasado jueves, en el vuelo 073 de la aerolínea Avianca que cubría la ruta Ciudad de México-Bogotá, se presentó un curioso hecho. Pocos minutos antes del despegue, el capitán de la aeronave dio el marcador del partido inaugural del Mundial (Brasil-Croacia) al minuto 10. Luego, durante el vuelo, fue reportando el avance del juego. El último boletín que dio el piloto fue: “Acaba de terminar el partido. Ganó Brasil, con marcador 3 a 1”.

En veremos

El jueves pasado, durante el foro organizado por el Centro Democrático, que contó con la presencia de militares en retiro y apartados de las Fuerzas Armadas y del senador electo Álvaro Uribe Vélez, apareció el exvicepresidente Francisco Santos arremetiendo contra el presidente-candidato Juan Manuel Santos. Cosa normal en Pachito, se comentó. Pero cuando le preguntaron que sea cual sea el resultado de las elecciones de hoy acatarán los resultados, contestó: “Vamos a ver”.

Cierre de campaña

Decidido a ganarle votos al uribismo-zuluaguismo, Santos recorrió Montería, se puso el sombrero vueltiao con apliques de la bandera de Colombia y se montó en motocicleta. Luego se le metió al rancho a Álvaro Uribe porque en Rionegro, Antioquia, echó discurso y liberó palomas blancas por la paz. Curiosos que se le acercaron para que les autografiara dos libros: uno titulado Destinos cruzados, de carátula anaranjada, y Enemigos: Santos y Uribe. ¿Por qué se odian?, de Vicky Dávila.

Qué grande sos

Esta semana Maradona le deseó a Falcao pronta recuperación y le predijo que tendrá revancha en el próximo mundial. Recordó: “Lo quiero tanto que le di un reloj mío”. Fue el Día de los Inocentes de 2012 en los Premios Globe Soccer realizados en Abu Dabi, donde el colombiano fue exaltado como “Mejor futbolista de 2012”. Lo que no se sabía era que el argentino lo recomendó con la marca suiza Hublot, que en mayo de 2013 lo escogió como su imagen hispanoamericana para sus modelos King Gold y Titanium, colección bajo el nombre “Classic Fussion Falcao”. Cada uno cuesta entre US$17.000 y US$40.000, y por unidad se recolectan US$1.000 para la fundación proniñez Fútbol con Corazón en Barranquilla. Con razón el goleador colombiano ratifica: ¡El Diego es inmenso!”.

Golpe de estadio

El comunicado que expidieron desde La Habana los delegados de las Farc, exaltando al “profesor Pékerman y a la selección Colombia” con motivo de Brasil 2014, confirmó lo que se vio en las selvas del Caguán durante las negociaciones con el gobierno de Andrés Pastrana: que el libro deportivo de cabecera de la guerrilla es El fútbol a sol y sombra, de Eduardo Galeano, la única obra que se llegó a ver en manos del Mono Jojoy, quien aprovechó esa época para tumbar árboles y construir canchas de fútbol para que los alzados en armas jugaran y descansaran de la guerra. Así funcionó hasta que el número de bajas por lesiones se elevó.

Temas relacionados