JW Marriott: exclusividad, diseño y buen gusto en Bogotá

La cadena hotelera Marriott sigue sumando estrellas, llevando los estándares de diseño, lujo y seguridad a niveles jamás vistos en Bogotá.

Cada uno de los detalles del Hotel JW Marriott hacen que su visita se convierta en un recorrido sensorial, acompañado de una experiencia llena de exclusividad, sofisticación y buen gusto. Es un hotel diseñado para inspirar y motivar la funcionalidad, respetando las exigencias de sus huéspedes y maximizando sus vivencias de trabajo o placer.

La impresión que el Hotel JW Marriott da a sus visitantes es la de una espacio acogedor, amplio y que cumple con todas las normas de seguridad y lujo de un hotel 5 estrellas. Sus 264 habitaciones están acondicionadas con todos los detalles para uso de oficina y son el espacio ideal para descansar después de un día de negocios. Además cuenta con la suite presidencial más grande del país.

El Hotel está ubicado estratégicamente en la calle 73 al norte de la ciudad, ofreciéndole a sus huéspedes comodidad y practicidad cuando se trata de tener todo lo que necesitan a su alcance: bancos, consulados, centros comerciales, los mejores restaurantes de Bogotá y un repertorio de entretenimiento para hacer de su viaje una experiencia memorable.

En su interior, la decoración del hotel es exquisita, ya que mezcla una propuesta clásica contemporánea con materiales que exaltan un ambiente cálido, exclusivo y atractivo. Sus corredores están decorados con colores tierra, una amplia gama de cafés y texturas que resaltan de manera muy elegante lo mejor de la artesanía colombiana.

La elegancia y el ambiente ideal para clientes exclusivos corre por cuenta de Miguel Soto, quien le imprime a todos los rincones del Hotel, el sello de arquitectura internacional. Espacios modernos, talento autóctono y la presencia de múltiples obras de arte, hacen que el JW Marriott se posicione como una de las estructuras más impactantes y de mayor importancia en el país.

Sin lugar a dudas y en lo que respecta al diseño, los dos restaurantes del Hotel son su mayor atractivo. Amplios techos en forma de bóveda, paredes de piedra negra grisácea y luces bajas reflejan a la perfección el objeto de su inspiración: La Catedral de Sal de Zipaquirá. Asímismo, el Restaurante Monet Brasserie es un lugar vivo, elegante y tranquilo para disfrutar de buena compañía. El Hotel también cuenta con el bar Dry 73, el único de Bogotá que ofrece 73 tipos de Martinis además de una gran variedad de cocteles.

Cualquiera que sea la razón de su visita, usted encontrará la experiencia más exclusiva en la mejor zona de Bogotá.