Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 1 hora

Mayoría de estadounidenses apoya matrimonio homosexual

Una encuesta conocida este jueves refleja que un 52% de los estadounidenses consideran que los gays deberían contar con el derecho de casarse.

La mayoría de los estadounidenses considera que los homosexuales deberían tener el derecho constitucional a contraer matrimonio, en lo que es el primer sondeo a nivel nacional que refleja un apoyo mayoritario de la población a este tipo de uniones entre personas del mismo sexo.

El 52 por ciento de los encuestados en un sondeo publicado hoy por la cadena de televisión CNN cree que los gays deberían de tener el derecho de casarse y la ley tendría que reconocer los matrimonios como válidos. El 46 por ciento de los preguntados rechaza esta idea. Sin embargo, el 51 por ciento de los participantes considera que los homosexuales no tienen ahora el derecho constitucional a casarse, frente al 49 por ciento que piensan que sí.

La encuesta fue llevada a cabo entre el 6 y el 10 de agosto y tiene un margen de error de 4,5 puntos porcentuales. El experto en encuestas, Nate Silver, explica en su blog, que, si se combina las dos preguntas, entonces el resultado que arroja es el siguiente: el 50,5 por ciento de los ciudadanos de este país respalda los matrimonios entre personas del mismo sexo, y el 47,5 por ciento los rechaza. "Es una mayoría mínima, pero es una mayoría", señala.

Silver recuerda, no obstante, que los sondeos tienen su margen de error, y que por ello "no se puede asumir todavía que el apoyo a los matrimonios homosexuales se ha convertido en la posición mayoritaria" en EE.UU. Sin embargo, agrega, "tampoco se puede asumir más que el rechazo a los matrimonios entre parejas del mismo sexo sea la posición mayoritaria, y es dudoso llamarlo la posición mayoritaria".

La encuesta de CNN se publica cuando el juez federal que revocó la prohibición de los matrimonios homosexuales en California decidirá hoy si esas uniones pueden celebrarse de nuevo inmediatamente o tendrán que esperar a que se resuelva la apelación.

El juez Vaughn Walker consideró la semana pasada que la Proposición 8, aprobada en referéndum en noviembre de 2008 en California y que reformó la Carta Magna del estado para definir matrimonio como un enlace entre un hombre y una mujer, no es compatible con los principios de igualdad y proceso legal.

El juez declaró esa normativa "inconstitucional" y decidió que las bodas gays deberían reanudarse, aunque accedió a esperar a dar luz verde a esas uniones hasta que pudiera examinar toda la argumentación jurídica. Los votantes de California aprobaron la Proposición 8 en noviembre de 2008, seis meses después de que la Corte Suprema de California legalizara las uniones del mismo sexo, y se calcula que en ese periodo 18.000 parejas homosexuales se dieron el "sí quiero".

Los opositores de este tipo de uniones defienden que la Proposición 8 debe permanecer en vigor hasta que una corte superior decida sobre el recurso que han interpuesto contra el fallo de Walker.