Algunos alemanes añoran la época del Muro de Berlín

El 9 por ciento alemanes oeste y 11 por ciento este.

Casi 20 años después de la unificación de Alemania, el 9 por ciento de los alemanes del oeste echa de menos la desaparecida República Democrática Alemana (RDA) mientras que el 11 por ciento de los del este añora el Muro que dividió los dos Estados 49 años, según un informe presentado hoy.

El informe de la organización humanitaria Volkssolidarität (Solidaridad Popular) analiza los aspectos sociales de las casi dos décadas transcurridas desde la unificación oficial, el 3 de octubre de 1990.

El presidente de Volkssolidarität, Gunnar Winkler, aclaró hoy que este deseo de algunos alemanes de recuperar la situación anterior a la caída del Muro en 1989 "hay que circunscribirla a la actual situación social de Alemania" y no al deseo de ver de nuevo erigido el símbolo de la división de Alemania de 1.400 kilómetros de largo, desde Lübeck en el norte hasta la entonces frontera de Checoslovaquia.

Winckler reconoció que los resultados reflejan que "los objetivos de la unificación aún no han sido alcanzados".

Pese a ello, Winckler explicó que en 2010 el 59 por ciento de los alemanes se siente "satisfecho" o "muy satisfecho" con su vida. El 29 por ciento afirma estar "parcialmente contento" frente al 9 por ciento de "insatisfechos" o "muy insatisfechos".

En los "Länder" (estados federales) del oeste, la satisfacción alcanza el 62 por ciento (8 por ciento de "insatisfechos") frente al 51 por ciento del este (15 por ciento de "insatisfechos").

En el oeste, el 47 por ciento de los ciudadanos ve concluido plenamente el proceso de unificación frente al 17 por ciento en el este.

Igualmente, el 35 por ciento de los alemanes del oeste se siente perjudicado por dicho proceso, porcentaje que se reduce al 24 entre los ciudadanos del este.

La percepción de beneficios también varía sensiblemente entre las dos zonas. El 52 por ciento de los alemanes "wessis" (del oeste) cree que la unificación fue más rentable para el este.

Al contrario, los alemanes "ossis" (del este) estiman en un 75 por ciento que el proceso de recuperación del Estado alemán unificado tras 49 años benefició más al oeste.

El estudio elaborado por la organización humanitaria Volkssolidarität también analiza el nivel de pobreza en los dos antiguos Estados alemanes y señala que en 2010, en total, el 18 por ciento de los ciudadanos vivía por debajo del umbral de la pobreza establecido por la Unión Europea (UE), es decir, con ingresos inferiores a los 798 euros al mes.

En el oeste, según Winkler, la tasa de ciudadanos por debajo de este umbral de pobreza alcanza el 24 por ciento frente al 16 por ciento en el este.

El propio Winkler admitió hoy que esta división este-oeste a la hora de analizar la situación social de los alemanes resulta algo "anacrónica", ya que en zonas del oeste más ricas, como por ejemplo la ciudad de Múnich, existen bolsas importantes de ciudadanos que se sitúan en el umbral de la pobreza.

El estudio de Volkssolidarität también se hace eco de uno de los grandes debates actuales en Alemania, la jubilación a los 67 años, y señala que sólo recibe el apoyo del 11 por ciento en el oeste y del 5 por ciento en el este.

Temas relacionados