Discoteca española busca nombre tras amenazas radicales por llamarse La Meca

Los promotores decidieron poner los hechos en conocimiento de la Policía y buscar asesoramiento entre los representantes islámicos locales.

¿Le cambiarías el nombre a la discoteca "La Meca"...?, ¿qué nombre le pondrías? Ésas son las preguntas que han planteado en su página web los responsables de un local así llamado en la costa española tras recibir amenazas de radicales islámicos.

El establecimiento, situado en la región española de Murcia (sureste), en la turística población de Águilas, reabrió sus puertas el 18 de junio pasado tras permanecer casi una década cerrado.

Sus actuales promotores, cinco socios que alquilaron el local, decidieron rehabilitar el edificio con el mismo nombre y la misma estética con la que nació en 1987: "La Meca" tiene la forma de una mezquita, con cúpula y minarete incluido, además de elementos decorativos como una media luna creciente y arcos de medio punto.

Y así comenzó a funcionar sin que se registrara ningún problema hasta que hace aproximadamente un mes sus promotores recibieron la visita del representante de la comunidad musulmana local, quien les sugirió que cambiasen algunos elementos de la discoteca porque resultaban ofensivos para la población islámica.

Los responsables de la discoteca escucharon sus críticas, pero no le dieron más importancia, según explicó a Efe uno de ellos, Pedro Morata.

Pero la polémica saltó a internet y cobró relevancia.

Los promotores comenzaron a recibir correos electrónicos "en inglés, en árabe y en español", con todo tipo de amenazas, mientras en redes sociales como facebook surgían grupos del tipo "Todos contra la discoteca 'La Meca'" y se colgaban vídeos en la red pidiendo un boicot contra los intereses españoles.

Y la página web de la discoteca, actualmente "en remodelación", fue objeto del ataque de un pirata informático: "La web la capturaron, estaba bloqueada, y pusieron una serie de cosas que más o menos decía que se iba a provocar una guerra entre el Islam y España, que como no se cambiase, que eso era un insulto...", relató Morata.

"Cuando la cosa va 'in crescendo', ya empiezas preocuparte un poco. ¿Serán niñatos o irán en serio? ¿Serán locos de verdad", añadió.

Los promotores decidieron poner los hechos en conocimiento de la Policía y buscar asesoramiento entre los representantes islámicos locales para hallar una solución.

Así Mohamed Reda el-Qady, secretario de la Unión de Comunidades Islámicas en Murcia, una de las regiones españolas destino de la inmigración magrebí, visitó este miércoles la discoteca con responsables de la misma para ver "in situ" qué era lo que había provocado tan airados ataques.

Los responsables del centro de ocio han recibido también muchos mensajes de apoyo en los que les instan a no cambiar el nombre y no hacer caso de las amenazas, además de más de 2.000 propuestas de nombres alternativos, con sugerencias como "El jardín", "El fuerte" o "El torreón".

Mañana los responsables de la discoteca y representantes de la comunidad islámica anunciarán la solución alcanzada en una rueda de prensa, aunque Reda el-Qady ya adelantó a Efe que ésta pasa por el cambio de nombre y la modificación de algunos elementos decorativos, como la retirada de la media luna sobre la cúpula y la modificación del minarete.

"Nosotros tomamos nota. Esta noche nos reuniremos todos los socios y tomaremos una decisión, que al final va ser una decisión satisfactoria para todo el mundo", indicó Morata.

Porque, como él dice, "al final se trata solamente de una discoteca'".

Temas relacionados
últimas noticias

¿Hijos o mascotas?