Australia vigilará a balleneros japoneses

El gobierno de Australia vigilará la próxima campaña anual de los balleneros japoneses en la Antártida, donde tienen previsto matar más de un millar de ballenas argumentando "fines científicos", y que para las autoridades de Camberra son simplemente capturas comerciales.

El ministro australiano de Asuntos Exteriores, Stephen Smith, dijo que la operación estará dirigida desde el "Oceanic Viking", nave de vigilancia aduanera que durante 20 días grabará con un equipo de vídeo y fotografía la actividad de los balleneros nipones.

Smith aclaró que el barco no contará con armamento para realizar esa labor, pero que comunicará en todo momento al gobierno de Camberra el comportamiento de los balleneros y el número y tipos de piezas que capturen.

El ministro australiano añadió que el ejecutivo laborista de Kevin Rudd, el nuevo primer ministro tras las elecciones de noviembre, estudia además implicar a otros países en una campaña internacional contra esa caza, la cual podría ser lanzada al comienzo de 2008.

"Todas las opciones están sobre la mesa, incluidas utilizar la convención ballenera, la convención sobre especies en peligro o recurrir ante el Tribunal Internacional de Justicia o ante el Tribunal Internacional de la Ley de Mar", dijo Smith.

Asimismo, Smith informó que Camberra emitirá una protesta formal ante Tokio por la campaña de sus balleneros en la Antártida, a la vez que nombrará a un enviado diplomático para intentar persuadir al Gobierno japonés de que suspenda la caza con "fines científicos".

Japón tiene previsto matar durante el verano austral un total de 935 ballenas minke, 50 ballenas de Aleta y, por vez primera en 40 años, 50 ballenas jorobadas, dentro de lo que Tokio denomina su programa de investigación.

El plan cuenta también con la oposición de las organizaciones ecologistas como Greenpeace, 34 de cuyos activistas zarparon este miércoles desde Auckland (Nueva Zelanda) a bordo del barco "Esperanza" para acosar a los balleneros e impedir la caza.

Portavoces del grupo señalaron que el objetivo no consiste en atacar a los balleneros, sino en proteger a las ballenas, lo que harán desde lanchas neumáticas.

El "Esperanza" coincidirá probablemente en la Antártida con la nave enviada por la Sea Shepard Conservation Society, grupo ecologista con base en EEUU que en el pasado ha sido acusado de emplear medios violentos contra los balleneros japoneses.
Según Greenpeace, Japón ha cazado al menos 7.650 ballenas "con pretexto científico" entre 1987 y 2006, algo que la Comisión Ballenera Internacional (CBI) permite sólo para esos fines.

El programa anual de caza japonés para el presente verano austral se puso en marcha el pasado noviembre, pese a que la CBI solicitó a Japón en junio que detenga su programa de "capturas con fines científicos" , tras una resolución no vinculante auspiciada por Australia, uno de los países que con mayor insistencia se opone al plan.

La CBI ratificó la moratoria vigente desde 1986 contra la caza de ballenas con fines comerciales, pese a las presiones niponas para que se levante el veto para la pesca a pequeña escala.

Noruega es el único país del mundo que permite la pesca comercial de cetáceos, pero Japón e Islandia cazan más de 2.000 ballenas al año con fines "científicos", lo que, según las organizaciones ecologistas, es una forma encubierta de realizar capturas comerciales.

En ese sentido, Peter Garret, actual ministro australiano de Medioambiente y ex cantante del grupo de rock "Midnight Oil", declaró que la argumentación japonesa de "caza científica" es un "engaño".

"No se necesita arponear a las ballenas para extraer información científica sobre ellas.Todos los australianos coinciden en que la matanza de ballenas no es científica. Es cruel, bárbara e innecesaria", dijo Garret.