Calculadora milenaria rastreaba las fechas olímpicas

Una calculadora astronómica considerada una maravilla tecnológica de la antigüedad fue utilizada además para rastrear las fechas de los antiguos Juegos Olímpicos, reveló un grupo de investigadores en un informe publicado el jueves.

Era sabido que el Mecanismo Antiquítera de 2.100 años —con unos 30 engranajes de bronce— se utilizaba para calcular las fases de la Luna, los eclipses y otros fenómenos celestes. Pero expertos británicos, griegos y estadounidenses dijeron haber descubierto una diminuta inscripción de la palabra “Olimpia” en uno de sus diales de bronce, como también los nombres de otros juegos de la antigua Grecia, según el informe publicado en la revista Nature.

Las conclusiones sugieren que las fechas de los antiguos juegos griegos, que tenían significación religiosa, se usaban también como referencia temporal, dijo Yanis Bitsakis, un líder del equipo de investigación que discutió el proyecto con la Associated Press.

“Nos asombramos porque éste no era un ciclo astronómico sino un ciclo olímpico, uno de los acontecimientos sociales”, dijo Bitsakis. “No se necesita un mecanismo de alta tecnología para llevar la cuenta de un ciclo sencillo de cuatro años”.

En cambio, agregó, el mecanismo pudo haber sido “un microcosmos para ilustrar la armonía temporal de los órdenes humano y divino”.

El Mecanismo Antiquítera fue descubierto accidentalmente por buceadores de esponjas y extraído de un antiguo naufragio en 1901 cerca de la isla de Antiquítera, al norte de Creta.

Luce como un reloj, con diales anteriores y posteriores para calcular acontecimientos celestes. Pero la función del mecanismo, que ya no tiene partes activas, sólo salió a luz con recientes progresos en tecnología de escaneo y procesamiento de computadoras.

Un tomógrafo de ocho toneladas fue traído desde Gran Bretaña hasta el Museo Nacional Arqueológico de Atenas en el 2005 para escanear los restos del mecanismo herrumbrado.

El escáner permitió a los científicos escudriñar en secciones diminutas de los 80 fragmentos que quedan del antiguo artefacto para comprender su mecánica y para leer centenares de inscripciones griegas.

“Es como un escáner médico, pero en vez de poner personas en su interior, pusimos el Mecanismo Antiquítera”, dijo Bitsakis, del Centro de Historia y Paleografía de la Universidad de Atenas.

“Las inscripciones están en capas muy tenues, de una profundidad de una décima de milímetro, y las letras son de un milímetro de alto”, agregó.

Los investigadores hallaron que la estructura de los engranajes —incluyendo el número de dientes de las ruedecillas— correspondía a teorías conocidas sobre los ciclos celestes.

También descubrieron que los nombres de los meses grabados en el mecanismo coincidían con los utilizados en las colonias corintias en Sicilia, según el informe.

Los científicos dijeron que esto sugiere una posible conexión con el matemático griego Arquímedes, que murió en Sicilia en el 212 aC, unos cien años antes de la probable construcción del mecanismo.

Temas relacionados