CE aprobará propuesta para que carros cumplan con emisiones de CO2

La Comisión Europea (CE) propondrá medidas para que los vehículos cumplan el objetivo de lograr unas emisiones medias de 130 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

La CE propondrá un esquema de escalonamiento de emisiones de CO2 basadas en el peso de los autos, acompañado de una penalización económica que pagaría el fabricante por cada gramo de más en cada carro vendido, según se conoció en apartes de la propuesta que se hará este miércoles.

La iniciativa se tratará en la plenaria semanal de la Comisión, después de que no recibió el visto bueno formal hasta la reunión que mantuvieron el martes por la tarde los jefes de gabinete de los comisarios, en la que se fija la agenda final que tratarán la CE.

Esta decisión final se produjo después de semanas de intensas discusiones entre los servicios del comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, y los del comisario de Industria y empresa, Günter Verheugen, según indican varias fuentes comunitarias, en una disputa que ha llegado hasta el propio presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso.

El asunto es muy importante en países como Alemania, donde la mayoría de los fabricantes produce automóviles de elevado peso, alto cilindraje y mayores emisiones, más susceptibles a sufrir las penalizaciones económicas, y que se verían más favorecidos si Bruselas propone tener en cuenta el peso.

En cambio, otros países como España o Francia centran su producción en automóviles de pequeño o medio tamaño y menos susceptibles de ser perjudicados por posibles penalizaciones económicas.

Verheugen, según las fuentes, podría haber defendido una posición favorable a los constructores de su país para tener en cuenta el peso de los vehículos, pero también para intentar que no haya esas penalizaciones.

Barroso, en una reciente entrevista con el diario alemán "Bild Am Sonntag", se mostró partidario de que haya "consecuencias si los fabricantes de coches no respetan el límite" de emisiones, ya que de lo contrario "el sistema no sería creíble".

La Comisión propuso en febrero pasado que los automóviles emitan para 2012 una media 120 gramos de CO2 por kilómetro, con una reducción del 25 por ciento frente a los niveles actuales, aunque los fabricantes de automóviles solo tendrían que llegar a 130 gramos.

Los restantes diez gramos se conseguirían a través de un mayor uso de biocombustibles, así como en mejoras tecnológicas en los aires acondicionados, y la instalación generalizada de indicadores de presión de los neumáticos o de indicadores de cambio de marcha.

La opción de escalonar las emisiones en función del peso es la que respalda también la Asociación Europea de Constructores de Automóviles (ACEA), que representa a la industria del sector.

Los fabricantes ya se opusieron en su momento a la propuesta de reducir las emisiones a 130 gramos por kilómetro en 2012, y pidieron más tiempo para lograr esa cifra.

Asimismo pidieron implicar otros sectores como la gestión del tráfico, las mejoras del transporte público, y la introducción de mecanismos fiscales que hagan más atractivos los coches menos contaminantes.

Temas relacionados