Ecuador instalará dirigible de comunicación en la estratosfera

El Gobierno de Ecuador anunció que instalará un dirigible no tripulado en la estratosfera, para diversificar sus telecomunicaciones y cumplir tareas de vigilancia, control e investigación de su territorio y recursos naturales.

El proyecto fue presentado por la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) en una ceremonia llevada a cabo en la Base militar del aeropuerto "Mariscal Sucre" de Quito, que fue presidida por el jefe del Estado, Rafael Correa.

"Este espléndido proyecto realizado por manos, mentes y corazones ecuatorianos y por la FAE" se constituye en "uno de los más innovadores que se han emprendido en materia aeroespacial en Ecuador", remarcó Correa.

"Estamos materializando el concepto de soberanía aeroespacial", añadió tras explicar que el proyecto comprende "una plataforma aérea que tiene autonomía de una semana y que lleva una carga útil de equipamiento electrónico para aplicación en el campo de las telecomunicaciones y la observación terrestre".

Con ese proyecto "vamos hacia la democratización del acceso a las tecnologías de la información" y, sobre todo, a que "los más pobres de la patria" puedan acceder a estos servicios, subrayó.

Correa anticipó que la plataforma aeroespacial también fortalecerá el internet y las telecomunicaciones, en general, aunque sus aplicaciones prácticas permitirán el desarrollo de políticas de salud, educación, producción y apoyo a los sectores marginados de la sociedad ecuatoriana.

La plataforma, explicó, se estacionará a gran altitud, bajo la capa de ozono, pero más arriba de las alturas utilizadas por la aviación comercial y militar.

"Es bueno saber que ya tocamos el cielo con las manos, gracias al talento y conocimiento de nuestros compatriotas" que han intervenido en el desarrollo del proyecto, añadió Correa, y explicó que la plataforma también brindará vigilancia a los sectores estratégicos del país, como la industria petrolera.

Además, el dirigible, que se estacionará a unos 17 kilómetros de altitud, también permitirá mejorar la vigilancia y control de la producción agropecuaria, la situación geológica y volcánica del país, así como las fronteras.

De su lado, el coronel de la FAE, Edgar Jaramillo, que dirige el proyecto, indicó a Efe que el dirigible operará con helio y tendrá una total autonomía de vuelo.

"Va a ser una aeronave totalmente autónoma; es decir, se le va a cargar un plan de vuelo y va a cumplir misiones de forma totalmente independiente, pues no tendrá que ser controlada desde tierra", añadió Jaramillo.

"Es un desafío bien grande que se ha propuesto el país y en el cual estamos trabajando" varios organismos como la Fuerza Aérea, varias universidades, el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI) y la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt) , entre otros, agregó el director del proyecto.

La construcción de la plataforma aeroespacial tardará dos años, según Jaramillo, que espera que el primer prototipo despegue en junio de 2010
La financiación del proyecto proviene del Estado, a través de Senacyt y asciende a unos 4 millones de dólares.