El Papa bendice sitio donde estaban Torres Gemelas en Nueva York

El papa Benedicto XVI inició el último día de su visita a suelo estadounidense con una bendición al lugar donde se levantaba el Centro de Comercio Mundial, lugar de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, y pidió que Dios trajera “paz a nuestro mundo violento”.

La visita de papa Benedicto al lugar, donde murieron 2.900 personas al desplomarse las torres, fue un momento de gran intensidad durante su visita, que se ha caracterizado por expresiones multitudinarias de júbilo del público, que pugna por ver al ex catedrático que encabeza la Iglesia Católica desde hace tres años.

El pontífice ingresó al lugar en el papamóvil por la misma rampa que utilizan los camiones que participan en la obra de construcción, cerca del punto donde estaba situada la torre norte. Avanzó a pie el último trecho y oró de rodillas por unos momentos. A continuación encendió un cirio.

Los restos de más de 1.100 personas nunca fueron identificados. Al hablarle a un grupo de sobrevivientes, clérigos y funcionarios públicos, el Papa se refirió a las muchas religiones de las víctimas que murieron en el lugar, “escenario de increíble violencia y dolor”.

Benedicto invitó a 24 personas con algún tipo de relación a la tragedia, ya sea sobrevivientes, familiares de víctimas y cuatro rescatistas. Se reunió con cada uno en privado y después les mencionó en su oración.

Centenares de personas se congregaron en la parte exterior del lugar, detrás de barricadas de la policía, a la espera de ver al Papa. El pontífice estaba acompañado por el cardenal de Nueva York, Edward Egan; el alcalde Michael Bloomberg; así como los gobernadores de Nueva York, David Paterson, y de Nueva Jersey, Jon Corzine. El sitio es de propiedad de la Autoridad de Puerto de Nueva York y Nueva Jersey.

El Papa Benedicto se ha referido al terrorismo en varias ocasiones durante su visita de seis días. Durante una reunión en privado con el presidente George W. Bush, ambos líderes “abordaron la necesidad de enfrentar al terrorismo con las debidas medidas de respeto a la persona humana y a sus derechos”, dijo la Santa Sede en una declaración.

En un discurso ante las Naciones Unidas el viernes, Benedicto advirtió a los diplomáticos que la cooperación internacional necesaria para resolver los problemas urgentes está en crisis porque las decisiones son tomadas por unas cuantas naciones poderosas.

El domingo por la tarde, el Papa celebrará una misa en el Estadio de los Yanquis, antes de regresar a Roma.