El primer día de San Fermín deja un muerto

Un hombre sin identificar falleció al precipitarse al vacío desde una muralla de 30 metros de altura que rodea el casco viejo de Pamplona, en el primer día de celebración de las fiestas de San Fermín, informó el ayuntamiento en un comunicado.

Un portavoz del gobierno municipal informó que el fallecido podría ser de nacionalidad irlandesa. Aunque el hombre no portaba documentación, varios testigos indicaron que "parecía extranjero" y la policía encontró una tarjeta de crédito de un banco de Irlanda.

El portavoz pidió mantener la condición de anonimato, de acuerdo con las reglas propias del ayuntamiento.

De momento, las primeras investigaciones no han podido determinar las causas del suceso. La fortificación de Redín, el lugar desde donde cayó el hombre, es el punto donde las murallas de Pamplona alcanzan su altura máxima, unos 30 metros.

En las fiestas de San Fermín de 2007, un joven estadounidense y su pareja española perdieron la vida en la misma zona, cuando se precipitaron accidentalmente al río desde la parte amurallada de la ciudad.