A los jóvenes cada vez les queda más difícil conseguir trabajo

Según un informe presentado por la ONU, las personas de 15 a 24 años estudian mucho, pero a la hora de trabajar no encuentran oportunidades.

El nivel actual de empleo y de ingresos entre los jóvenes de Latinoamérica es peor que el de hace 15 años, aunque la escolarización básica es ya del 95 por ciento y supera en diez puntos la media mundial, según un estudio de la ONU.

El "Informe Mundial Sobre la Juventud 2007, la transición de los jóvenes a la edad adulta", difundido este miércoles por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Organización de Naciones Unidas, estudia los desafíos a los que se enfrentan los 1.200 millones de jóvenes de 15 a 24 años que hay en el mundo, lo que supone el 18 por ciento de la población mundial.

Respecto a los de Latinoamérica, las conclusiones del documento ponen en evidencia que los sustanciales avances logrados en la última década en materia educativa en la región no se han traducido en una mejora de las oportunidades laborales para sus jóvenes.

"Los logros educativos no parecen ser el gran problema en Latinoamérica. Es más bien conseguir un empleo en la economía formal y ganar un sueldo decente", dijo este miércoles Patience Stephens, una de los responsables del informe, durante la presentación de las conclusiones.

Latinoamérica ha conseguido "un progreso impresionante" en el ofrecimiento de oportunidades educativas a sus menores, señala el estudio, de forma que la tasa de educación básica supera en cerca de diez puntos a la media mundial. La disparidad de género en la escolarización y en los índices de alfabetización tampoco es muy amplia comparada con otras regiones, e incluso en algunos casos hay más niñas que niños en las escuelas.

De hecho, en el texto se asegura que en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, México y Venezuela las tasas de alfabetización son más altas para las mujeres jóvenes que para los hombres. El reporte no detalla la situación concreta de cada país, pero cita, por ejemplo, que Argentina tiene la tasa de inscripción terciaria más alta de la región, ya que más de tres cuartos de sus mujeres jóvenes y un poco más de la mitad de los hombres jóvenes se inscriben en estudios superiores.

Sin embargo, el trabajo de la ONU pone de manifiesto que uno de los principales problemas que afronta la juventud de la región para incorporarse con naturalidad al mundo adulto es el desempleo o la falta de trabajos dignos. Así, en 2002 cerca del 18 por ciento de los latinoamericanos con edades comprendidas entre 15 y 19 años ni trabajaba ni estudiaba y aproximadamente el 27 por ciento de quienes tenían entre 20 y 24 años se encontraba en una situación similar.

"La consecuencia directa es la emigración", un fenómeno que acompaña a la "la globalización, la contracción de los mercados y la dificultad de hacer la transición del mundo educativo al laboral" en su propio país, explicó la experta. Aunque el segmento de la sociedad más pobre en la región (el que tiene un mayor número de miembros viviendo en la pobreza) es el de los niños menores de 14 años, el informe apunta que le sigue el de jóvenes de entre 15 y 19 años, según el informe.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Este será “el” atardecer de fin de año