OIT insiste en que la educación salvará a los niños que trabajan

La educación es la mejor respuesta para reducir y llegar a erradicar el trabajo infantil, que afecta en la actualidad a unos 165 millones de niños de 5 a 14 años en todo el mundo, afirmó la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

Por ello, el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se celebra cada 12 de junio, tiene como tema central este año la importancia de la educación, y con el componente añadido de la igualdad de género entre niños y niñas.

Para conmemorar esta jornada, que la OIT lanzó por primera vez en el 2002, están previstos numerosos eventos en decenas de países en todo el mundo, con el objetivo de sacar a la luz el calvario por el que pasan estos menores.

Según el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, de la OIT, muchos de los niños trabajan durante largas horas y en condiciones peligrosas, y más de la mitad lo hacen en las peores formas de trabajo, como esclavos o en actividades ilícitas como el tráfico de drogas, la prostitución o los conflictos armados.

El trabajo infantil está estrechamente vinculado a la pobreza, y así, la ausencia de un niño de la escuela puede deberse a que la familia no tenga los medios para costearla o a que el hogar dependa de los ingresos que el menor aporta.

La región del mundo con una mayor proporción de niños y niñas involucrados en actividades económicas es el África subsahariana, con un 26 por ciento, lo que equivale a unos 50 millones de niños.

La mayor cantidad de niños y niñas que trabajan, en términos absolutos, son los de la región de Asia-Pacífico, donde lo hacen 122 millones de niños de entre 5 y 14 años.

Según las estadísticas de la OIT, la región de Latinoamérica y el Caribe es la que más progresos ha hecho para reducir este flagelo, pues sólo afecta a un 5 por ciento de los niños de 5 a 14 años.

Siete de cada 10 menores que trabajan lo hacen en la agricultura, el 22 por ciento en el sector servicios y el 9 por ciento en la industria, incluyendo la construcción, minería y manufacturas.

Para combatir el flagelo del trabajo infantil, que afecta a aproximadamente uno de cada 7 niños en el mundo, la OIT ha planteado a los gobiernos que proporcionen los medios para cumplir ciertos objetivos.

Entre ellos, que se de educación a todos los niños al menos hasta la edad mínima legal para trabajar, y que desarrollen políticas educativas que lleguen a los niños trabajadores para lograr que éstos vuelvan a tener acceso a la educación.

La OIT considera que sin adoptarse medidas para ofrecer a todos los niños educación primaria gratuita y obligatoria no podrán cumplirse los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la educación, el de que todos los niños finalicen el ciclo completo de primaria y que se alcance la igualdad de género en la educación para el 2015.

En Ginebra, la OIT celebrará mañana una sesión plenaria dedicada a esta jornada contra el Trabajo Infantil, y por la tarde tendrá lugar una gran concentración frente a la sede de la ONU con la participación de autoridades y de numerosos grupos de escolares.

Temas relacionados