Recordando a las víctimas argentinas 30 años después

Cientos de argentinos iniciaron este domingo una marcha desde el predio donde funcionó el mayor centro clandestino de detención en la dictadura hacia el estadio de River Plate, donde se disputará un partido a 30 años del triunfo de Argentina en el Mundial de 1978.

Miembros de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, integrantes de organizaciones sociales y de derechos humanos comenzaron la caminata de dos kilómetros que separan la ex Escuela Mecánica de la Armada del ‘Monumental', donde la selección argentina ganó el mundial hace 30 años, en pleno régimen militar.

Los familiares de víctimas de la dictadura portan además una bandera de 400 metros con los rostros de los desaparecidos durante los denominados "años de plomo". "No es una fiesta, es la reivindicación de un pueblo y de quienes sufrieron la dictadura. Estaremos juntos, nos abrazaremos y seguramente algunas lágrimas derramaremos", señaló Nora Cortiñas, líder de la organización humanitaria Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, instantes antes de iniciar la caminata.

Así, los característicos pañuelos blancos de madres y abuelas y los carteles con las caras de personas desaparecidas durante la última dictadura militar argentina (1976-1983) enmarcan la marcha que culminará en el estadio de River.

Allí, con las camisetas de la selección, combinados integrados por jugadores del Mundial de 1978, de la selección argentina sub-20 y jóvenes no profesionales jugarán "La otra final: el partido por la vida y los derechos humanos".

"Lo que tenemos que hacer es memoria colectiva frente a lo que ocurrió y lo que ocurre en el país. La memoria nos tiene que iluminar el presente", manifestó Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz en 1980 y quien durante la dictadura estuvo detenido y sometido a torturas durante más de dos años.

Luego del partido, varios músicos como Luis Alberto Spinetta y Lito Vitale, entre otros, protagonizarán un recital, con el que culminará la jornada de recordación.

El Mundial del 78 fue un caso paradigmático de utilización del deporte con fines políticos ya que el fútbol fue parte esencial de la agenda de la dictadura. "El campeonato se utilizó para tapar los delitos de lesa humanidad que se cometían en aquellos tiempos", señaló una de las asistentes a la marcha.

Temas relacionados