Sesenta y tres bebés murieron desde junio en maternidad intervenida en Brasil

Un total de 63 bebés han muerto desde junio en la maternidad de la Santa Casa de Belén, el hospital público en el estado brasileño de Pará que fue intervenido hace dos semanas por sus altas tasas de mortalidad infantil. En junio se registraron 54 muertes y en lo que va de julio han sido contabilizadas otras nueve. En mayo ya se habían registrado 50 muertes.

Las autoridades sanitarias de Pará, estado amazónico en el norte de Brasil, ya habían admitido el martes que 262 bebés han muerto en lo que va de este año en la mayor maternidad pública de Belén, la capital regional.

Según Bezerra, el período más grave fue junio, cuando murieron 54 de los 255 bebés internados ese mes, lo que ubicó la tasa de mortalidad en el 21,2 por ciento.

La tasa de mortalidad este año es del 14,8 por ciento (253 bebés muertos de 1.710 internados) y la del año pasado fue del 17,5 por ciento (527 muertos de 3.552 hospitalizados).
 
La tasa fue subiendo gradualmente desde el 16,2 por ciento en abril, al 20,6 por ciento en mayo y al 21,2 por ciento en junio.

Bezerra, que asumió la presidencia de la institución el martes, atribuyó las elevadas tasas de mortalidad a diferentes razones. “Hay la posibilidad de factores de infraestructura, de orden infeccioso, de orden administrativa y hasta de procedimientos técnicos”, afirmó.

Admitió que la falta de médicos es evidente y que el deterioro de la estructura física del hospital también puede explicar el aumento de las muertes.

Los anteriores directores del hospital presentaron sus renuncias a finales de junio cuando surgieron las primeras denuncias sobre las altas tasas de mortalidad.

La situación en la maternidad pública, en la que faltan camas para las gestantes y las condiciones de atención son deficientes, ya está siendo investigada por la Procuraduría General en Pará, uno de los mayores estados en la Amazonía.

La secretaría regional de Salud reconoce que en el hospital hay un déficit de al menos 70 médicos especializados, especialmente obstetras y pediatras, y que faltan camas para atender a las mujeres que acuden a la maternidad, varias de ellas procedentes de municipios del interior de Pará.


 

Temas relacionados