Zapatero pide a los países desarrollados mayor implicación contra el hambre

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que España no sólo va a seguir cumpliendo con sus aportaciones al desarrollo y a la lucha contra el hambre, sino que contribuirá a acabar con la miseria siendo exigente y denunciando a otros países que, pudiendo cooperar, no lo hacen.

Zapatero inauguró en Madrid una conferencia sobre la crisis alimentaria convocada por la Fundación de Estudios Progresistas Europeos, vinculada al gubernamental Partido Socialista (PSOE), en la que participan expertos de diversos países en esta materia.

Para el jefe del Ejecutivo español, este foro evidencia el compromiso y el propósito de avanzar aún más en la lucha contra la miseria, "más allá de una estrategia partidista".

Zapatero atribuyó la crisis alimentaria a la conjunción de varios problemas, como la "profunda desigualdad" que se da en el mundo, la crisis financiera de EEUU -"fruto de un modelo neo-conservador basado en el capitalismo sin fronteras, sin límites y sin ética" -, la subida del precio de petróleo tras la guerra de Irak y la falta de atención a la agricultura en los países desarrollados.

Tras recordar que España ya destina el 0,5 por ciento del PIB a ayuda al desarrollo y que en esta legislatura se llegará al 0,7, destacó que si todos los países desarrollados cumplieran y donaran sus cuantías correspondientes, se podrían cumplir los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas para acabar con el hambre.

"Vivimos un tiempo inédito en términos históricos porque es la primera vez en la Historia que un esfuerzo pequeño de los países ricos puede acabar con la miseria extrema y el hambre en el mundo. En eso sí que no se puede esperar, no se permiten disculpas, justificaciones ni excusas, nosotros no las vamos a dar", dijo.

Para Zapatero, resulta evidente que los recursos y mecanismos de los que hacen uso los países desarrollados para combatir este problema son "claramente insuficientes".
"Sólo un liderazgo determinante e incuestionable de la ONU puede representar un proyecto suficiente que dé solución a la miseria" , manifestó, al tiempo que lamentó que se olvide a quienes sufren esta situación: "si se quisiera, cada día todos los medios de comunicación podrían arrancar sus portadas con un titular: 'Ayer han muerto de hambre en el mundo 20.000 personas'.

España acogerá en los próximos meses una reunión de alto nivel para que los compromisos adoptados en la reciente cumbre de la FAO (Agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura) en Roma sobre seguridad alimentaria "no se queden en el olvido".

"Mi primera prioridad en política exterior es luchar contra el hambre y la miseria; si no encauzamos nuestra acción y estrategias desde el punto de vista de las relaciones internacionales, la educación, la ciencia y la innovación a través de ese último objetivo, nos estaremos fallando a nosotros mismos", dijo Zapatero.