¿Cómo liderar en tiempos de crisis?

<p>Expertos dijeron a <strong>AmericaEconomia.com</strong>, que dirigir en épocas complejas es ante todo un desafío para los ejecutivos.</p>

Fenómenos cambiantes como la globalización y la innovación tecnológica, han dado lugar a una complejidad en el ambiente de las organizaciones actuales y han hecho que ejercer el liderazgo sea algo cada vez más difícil para los directivos, principalmente porque los cambios ocurre constantemente y con más velocidad.

Por ello, la forma de liderar en épocas difíciles se convierte hoy en día en una necesidad, para la cual los ejecutivos deben estar preparados. En ese sentido, las demandas del liderazgo engloban actualmente la interpretación del ambiente externo y el trabajo de la estrategia adecuada, que aseguren el buen funcionamiento de la empresa.

Según los expertos, liderar en tiempos de crisis significa ante todo un desafío para los directivos, quienes deben estar siempre atentos a los cambios para así poder asumir un papel protagónico al interior de las empresas.

"Los desafíos que atraviesan los líderes de las empresas contemporáneas son bastante considerables y tienen que estar preparados para enfrentarlos, pues el liderazgo asume un papel protagónico en el cambio dentro de las organizaciones", dijo a AmericaEconomia.com la PhD y profesora de la Universidad Esan de Perú, Lydia Arbaiza.

Lo cierto es que si bien tiene la misión estar en alerta para hacer frente a los periodos difíciles, el directivo debe además saber sacar provecho de la situación, viéndola no como una amenaza, sino como una oportunidad para potenciar su liderazgo.

Un análisis elaborado por el Ipade de México señaló que los líderes brillantes son aquellos que ven ventajas en las crisis, ya que pueden ganar mercado ante la retirada de algunos competidores y el que está preparado toma la delantera cuando la economía mejora.

"El entorno en el cual se desenvuelven las organizaciones es altamente complejo, en una palabra caótico, pero los líderes no deben observar esta situación como una amenaza, si no que deben aprovecharla como una oportunidad", sostuvo al respecto el decano de la Universidad del Norte de Colombia y PhD, Diego Cardona.

Para el especialista, el éxito del liderazgo estará en tener la habilidad de encausar las capacidades de sus equipos de trabajo, de tal manera que generen soluciones a los retos que el entorno plantea a la empresa.

"El objetivo es estar en el borde del caos, en la cresta de la ola, no bajo ella, donde se corre el riesgo de la desaparición. Por eso el papel del líder debe ser el de proveer la visión y establecer el contexto, ya que las soluciones a los retos se generan por parte del equipo de trabajo que está cerca de la acción", agregó el académico.

Por su parte, el vicerrector de educación superior de la Universidad de Monterrey, Antonio Dieck, expresó que "en el caso de tiempos de crisis es muy importante utilizar la participación de más gente y saber delegar pero no es una mala decisión el tener un líder autócrata y participativo para poder tener control total de la situación y, adicionalmente, la participación de los subalternos para lograr prevenir cualquier situación catastrófica que se pueda enfrentar en la organización".

El académico explicó que el estilo de liderazgo dependerá entonces de la organización. Así, en una organización que esté no ordenada será más necesario un líder autocrático, mientras que en una organización madura y con mucho orden se puede combinar un líder liberal con el participativo. Finalmente, en una organización algo ordenada será necesario un liderazgo con tintes participativos, pero uno más orientado al autócrata podría apoyar a la prevención y sobrevivencia segura de la misma.

Liderando con comunicación. El estudio de Ipade señaló además que la mejor forma de liderar equipos de trabajo, tanto en tiempos buenos como en momentos de crisis, continúa siendo la comunicación y congruencia entre el discurso y las acciones de los altos ejecutivos.

"El personal requiere de seguridad y transparencia. En nada le ayuda recibir sorpresas. A quien teme y se preocupa por su empleo, de nada le sirven los mensajes optimistas del CEO, sino escuchar lo que piensa el mando que goza de su respeto y autoridad moral con quien haya compartido su vida laboral", sostuvo el análisis.
En la misma línea, la académica de Esan explicó que entender la complejidad dentro de la organización, significa comprender que las personas y los equipos se auto-organizan, pero no siempre los equipos saben cómo llevarla a cabo.

"El papel del liderazgo se hace primordial, ya que enseña los conocimientos y habilidades que se necesitan para aprender a auto-gestionarse, a ser productivos co-creadores de la realidad", expresó.

Finalmente, la experta afirmó que para liderar en un entorno de crisis será necesario facilitar y crear un entorno que haga posible que los elementos dentro de la organización interactúen y se creen nuevas formas de realidad.

"La interpretación del ambiente o entorno es una capacidad del máximo valor para una empresa y quiénes la dirigen. Conocer y entender las tendencias en el mundo y en el sector en el que la empresa se desenvuelve permite estar un paso adelante ante una crisis. La preocupación por el mañana con mayor fuerza que sólo pensar en el aquí y ahora", concluyó.

Temas relacionados