“Soy un niño feliz”

La historia de Óscar Andrés y otros menores porque este sábado, los niños son los protagonistas.

Me llamo Óscar Andrés Tunjo Sánchez y en la actualidad tengo 13 años de edad. Gran parte de mi vida la he pasado en las pistas, pues desde los tres años, gracias al apoyo de mis padres (Óscar y Francisca) comencé a correr. Al principio lo veía como un juego, pero con el tiempo comencé a darme cuenta de que eso era lo que quería hacer en la vida y por eso puedo decir con alegría que soy un niño feliz.

En la actualidad curso sexto de bachillerato en el Colegio Liceo Los Alpes de Cali, pero por las carreras no puedo asistir regularmente a clases y tengo que adelantar muchas de las materias a través de internet y con el apoyo de tutores. Si bien el automovilismo lo es todo para mí, en mi familia me han inculcado que el estudio es muy importante en la formación de las personas.

Cuando era muy niño fui parte de la Escuela Mobil de Karts, en el Kartódromo de Cajicá, y desde ese momento he dedicado toda mi vida a convertirme en piloto profesional. Gracias al sacrificio he conseguido muchos triunfos en mi país e internacionalmente he representado siempre nuestra bandera con orgullo.

Para mí, el deporte ha sido una experiencia muy bonita, pues me ha dado la posibilidad de poder compartir con personas de diferentes culturas. Tengo muchos amigos de diferentes países del mundo en los que he competido y he conocido sitios muy lindos, todo gracias a mi carrera automovilística.

He aprendido a hablar inglés e italiano y eso ha sido de gran ayuda para mí, porque me ha permitido comunicarme con los miembros de los diferentes equipos que en los que he estado. También pienso que eso me ha ayudado a tener una mejor formación como persona.

En el deporte, como en cualquier actividad de alto nivel, hay que ser muy disciplinado y tener una gran dedicación, pero considero que lo más importante es tener amor por lo que se hace, pues hay momentos de tristezas y de alegría. Eso sí, siempre me he sentido feliz de poder hacer lo que me gusta y muy alegre por el apoyo de toda mi familia y de muchos colombianos que creen en mí. Eso me motiva y me da energía para seguir trabajando sin descanso para cumplir mi sueño, que es llegar a la Fórmula Uno.

El automovilismo es y seguirá siendo parte de mi vida. Me ha servido para tener mi mente ocupada y para prepararme físicamente, con el objetivo de ir superando metas y obstáculos que no faltan en un deporte tan exigente y difícil. Gracias a mi profesión he aprendido muchas cosas y, si bien he tenido que sacrificar muchas cosas, me ha ayudado a madurar mucho como niño y como piloto.

En este momento vivo en Milán (Italia) con mi hermano Gonzalo y alterno mis estudios de Colombia. Como dije antes, en el colegio me apoyan para realizar talleres por internet y luego sustentar con evaluaciones cuando regreso al país. Próximamente viajaré a Kuala Lumpur, Malasia, donde estaré probando mi nueva aventura en el mundo del automovilismo, que es la Fórmula BMW. Empezaré la pretemporada y aspiro competir el próximo año en el Campeonato Fórmula BMW Asia-Pacífico, que es la categoría de inicio en el mundo de los monoplazas (fórmulas), la cual será telonera de la F-1 en los Grandes Premios de Malasia, China y Singapur, así que estaré cerca de los equipos de F-1, en los que un día espero llevar el nombre de mi país a lo más alto. Cada día sueño con eso y haré todo lo que esté en mis manos para cumplirlo.

Por último, quisiera invitar a todos los niños a que practiquen un deporte o cualquier arte o cosa en la que tengan habilidad y que sus padres los apoyen porque esto es lo que hace un mundo mejor, ya que las personas que entregan todo por alcanzar su sueño son siempre gente de bien y que hacen de Colombia un país en paz.

Temas relacionados
últimas noticias