El respeto se obtiene dependiendo de la capacidad de imponerse, según estudio

Un 73% de personas encuestadas dice que el respeto no se pide, se gana.

Un estudio determinó que el respeto entre personas depende básicamente de la capacidad de imponerse al otro, según revela el estudio “Respeto y Cultura Democrática”, elaborado por la corporación ciudadana Genera en Chile.

Mientras que el 81 por ciento de las personas preguntadas opina que Chile no es un país respetuoso, el 73 por ciento considera que la gente no nace merecedora de respeto, sino que debe ganarlo.

Precisamente, la encuesta manifiesta la tensión entre la concepción del respeto como derecho de todos y la experiencia cotidiana de vivirlo como un privilegio de pocos en Chile.

Los resultados de la investigación muestran que el 99 por ciento de los encuestados cree que los chilenos respetan poco o nada a los indígenas, cifra que se convierte en el 98 por ciento de los encuestados en el caso de los homosexuales.

En cuanto a las personas pobres, el 74 por ciento de los encuestados sostiene que no son respetadas en ninguna situación, y el 44 por ciento opina que se les respeta poco.

“Cuando la comprensión de respeto deja de implicar el reconocimiento y ejercicio de los derechos de todos por igual, se naturalizan abusos y discriminaciones”, aseguró María Eugenia Díaz, directora ejecutiva de Genera.

La organización ciudadana chilena lanzó hoy la campaña “Más Respeto” con el objetivo de promover el debate público sobre la deferencia como derecho y responsabilidad ciudadana y estimular el buen trato entre personas, grupos e instituciones.

Para la difusión del proyecto se han diseñado carteles y anuncios publicitarios sobre los conceptos de discriminación, clasismo y abusos de poder, que se difundirán en medios de comunicación, en la vía pública y en la red de metro de Santiago.

Además, junto a otras 25 organizaciones de la sociedad civil, Genera quiere promover la aprobación de una ley que garantice el derecho al respeto y la sanción a las conductas discriminatorias, así como la creación de la figura de un Defensor de las Personas en Chile.

 

Temas relacionados