Estudio dice que mujeres maltratadas son más vulnerables ante Sida

72 de ellas padecieron violencia emocional en algún momento de su vida y que 56 fueron víctimas de maltrato físico.

Las mujeres que han sido víctimas de la violencia de género son "más débiles" ante el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o sida, según un estudio que será difundido mañana en el III Foro UNGASS de Uruguay.

La investigación "Dos caras de una misma realidad" de la ONG "Mujer y Salud en Uruguay" se presentará este viernes en la tercera edición de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (UNGASS) que se celebra en Montevideo.

El foro, que se prolongará hasta el sábado, contará con la participación de diversas ONG, que debatirán sobre la situación de esta enfermedad en Uruguay, y será inaugurado por el subsecretario de Salud Pública, Miguel Fernández Galeano.

Cuatro de cada mil uruguayos están infectados con el VIH, que cada vez afecta a más mujeres en el país, según reveló el pasado miércoles el director nacional de Salud, Jorge Basso, con motivo de la celebración del Día Nacional de lucha contra esta enfermedad.

Con una muestra de cien mujeres infectadas con el virus, el estudio reveló que 72 de ellas padecieron violencia emocional en algún momento de su vida y que 56 fueron víctimas de maltrato físico, dijo a Efe la autora del informe de conclusiones, Verónica Burstin, miembro de la ONG Mujer y Salud en Uruguay (MYSU).

Burstin señaló además que 38 de esas mujeres declararon "haber sido forzadas sexualmente" en alguna ocasión.

Según la portavoz de MYSU, el estudio apunta a que "la persona que padece violencia doméstica tiene menos posibilidades de emplear métodos anticonceptivos de prevención y, una vez diagnosticada la enfermedad, también tiene más dificultades de acceso a la calidad de vida y a los controles y tratamientos".

"Incluso, hay mujeres cuyas parejas no les permitían seguir el tratamiento médico necesario", agregó.

En este sentido, Burstin subrayó "el factor protector" que constituye la educación, ya que, "a medida que aumenta el nivel educativo de las mujeres, disminuyen las situaciones de violencia doméstica".

Asimismo, se refirió a la necesidad de que los servicios de la Administración que trabajan con la violencia doméstica "incluyan en su programa la perspectiva del VIH/sida, del mismo modo que las instituciones que trabajan con esta enfermedad deben incorporar la perspectiva del maltrato".

La situación de los niños y adolescentes uruguayos en relación al sida será otro de los asuntos abordados en el III Foro Ungass de Montevideo, que concluirá con una evaluación de la lucha contra esta enfermedad en Uruguay y la definición de un plan de trabajo de cara al foro del próximo año.

El Foro UNGASS-SIDA, que se celebra anualmente en 16 países del mundo, se encarga del seguimiento de los compromisos adquiridos por los Estados en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos.

Temas relacionados