Fabrican la primera capa invisible en tres dimensiones

La capa está compuesta de polímeros y su superficie contiene lentes que proyectan las ondas de luz que ocultan el objeto al ojo humano.

El último hallazgo en el campo de la invisibilidad es una diminuta capa tridimensional capaz de ocultar pequeños volúmenes u objetos gracias a la dispersión de los rayos de luz, un invento del que informa la revista Science.

La capa está compuesta de polímeros y su superficie contiene lentes que proyectan las ondas de luz parcialmente inclinadas para dispersarlas y ocultar el objeto al ojo humano.

Hasta ahora "todos los experimentos trabajaban sólo en el terreno bidimensional, lo que significa que (los objetos) se hacían inmediatamente visibles si los mirabas fuera de ese plano", explicó Tolga Ergin, autora principal del estudio.

Mientras "mucha gente juega a hacer trucos con cámaras y proyectores para dar ilusión de invisibilidad, nosotros estamos controlando la propagación de luz y cambiando su haz", explicó Ergin, del Instituto para la Tecnología de Karlsruher, Alemania.

La nueva estructura de invisibilidad tridimensional -la capa- es tan fina que "apenas puede verse a simple vista", lo que "nos sitúa muy lejos de poder crear algún tipo de 'traje invisible'", sentenció la profesora.

"No quiero imaginarme cuánto tiempo será necesario para crear una estructura de unos pocos metros", reflexionó.

Ergin y su equipo diseñaron una "alfombra" cuya superficie se deforma al colocar un objeto por debajo, lo que origina un bulto que revela su presencia.

Sin embargo, "si ponemos la capa de invisibilidad por encima de ese bulto, las distorsiones desaparecen", explicó la investigadora
"Volverás a ver sólo un espejo llano y no podrás adivinar que se esconde algo debajo", aseguró Ergin.

Los resultados de este estudio suponen un paso más en el conocimiento de la óptica de la transformación, una técnica que emplea materiales capaces de guiar y controlar la dirección de la luz.

Preguntada por las posibles aplicaciones del invento, la física descartó cualquier finalidad militar. "No creo que tengamos que temer ningún soldado invisible", dijo.