Así fue la demolición de una torre de 150 metros de altura