Así fue mordido el encantador de perros