Así recibe un restaurante a un habitante de calle que luego llega en un Ferrari