Avanza en Medellín un festival de cine para "copiar y pegar"

Una celebración de la cultura cinematográfica y las posibilidades de compartirla libremente en internet, se realiza en Medellín.

Una celebración de la cultura cinematográfica y las posibilidades de compartirla libremente en internet, se realiza en Medellín. 

“Como copiar y pegar”, así es como define Daniel Bustamante, organizador del Festival Audiovisual CC Medellín, esta iniciativa que nació en Barcelona con el objetivo de llevar a cualquier rincón del mundo el material producido por los enamorados del cine y la Creación Colaborativa. Con la filosofía de Código Abierto y de Creative Commons (CC) que permiten la utilización de un contenido en internet, licenciado como libre por su autor para su exhibición o transformación, surgió la réplica de la versión española a través de dos colectivos urbanos: Ciudad Red y Mastodonte. Éstos, conformados por jóvenes comunicadores apasionados con los nuevos conceptos de producción y reproducción fílmica, organizaron el evento que se realiza desde el 16 hasta el 21 de octubre en diferentes espacios de la ciudad.

El Museo de Arte Moderno y la Biblioteca Pública Piloto, además de espacios otorgados por universidades, son algunos de los sitios escogidos para la muestra que se hace por segunda vez. “El año pasado fue menos planeado, pero en esta ocasión no solo queremos que la gente vea las películas, sino que empiece a hablar sobre los modelos que existen para compartir contenidos libres de la industrialización de la cultura y formas de financiamiento”, dice Maria Juliana Yepes, integrante de Ciudad Red. Explica que piezas elaboradas con propósitos educativos o culturales pueden, después generar lucro, licenciarse de forma abierta para llegar a otras audiencias y brindar conocimiento.

“Nos sentimos muy orgullosos de haber planeado esto a través de redes sociales y del correo. Es un experimento que hicimos de manera paralela a nuestras ocupaciones, entonces creo que la organización misma es una prueba de la creación colaborativa y las posibilidades de la red”, asegura Laura Betancur, integrante de la estrategia cultural. Por su parte, Bustamante manifiesta que “como colectivos trabajamos mucho con la comunidad, así nos hemos dado cuenta del ánimo que hay en distintos barrios de la ciudad por crear y producir, pero les hace falta el manejo de conceptos que impulsen los materiales para que otros los vean, y eso es lo que buscamos con el enfoque académico”.

En el Festival se expondrán proyectos internacionales y nacionales; los primeros concedidos por la organización en Barcelona y provenientes de distintos países en Europa y Latinoamérica; mientras los segundos se seleccionaron por una convocatoria lanzada en el país, junto con una organización en Barranquilla que también adoptó el formato. Además, en los días de la programación se elegirá el ganador de la categoría de trabajos en desarrollo, donde se defenderán los argumentos de historias no producidas con la meta de ejecutarlas.

Para estimular el ganador se creará una plataforma crowfounding (tendencia creciente de financiamiento) que consiste en donar recursos a cambio de un reconocimiento como cocreador de la obra (entre otras formas de retribución). Otro modo de financiamiento, que también será tema en los espacios de discusión del festival, será la modalidad crowsourcing, que se trata de dar un aporte creativo desde el conocimiento o los recursos técnicos para que las personas sean cocreadores del proyecto.

Estos colectivos, conscientes de las dificultades para conseguir el apoyo técnico y financiero, gestionan todo bajo una premisa: la gente no debe confundir lo libre con lo gratis y de mala calidad. Por esto, se empeñan en “empelicularse”, hacer trueque de conocimientos e impulsar el crecimiento de esta idea, con la que pretenden tejer una red latinoamericana de festivales para apreciar el esfuerzo que hay detrás del rodaje de cada cuadro.

 

Temas relacionados