Belleza que no duele

Tecnologías no invasivas, con efectos de última generación y accesibles a la clase media, son las apuestas de Bodybrite, una franquicia que ya tiene 40 sedes en el país con solo nueve meses de operación. Foto depilación, foto rejuvenecimiento y oxigenoterapia, son algunos de sus servicios.

“Hay una historia que me gusta mucho contar. Una mamá quería que su hija se fuera a Estados Unidos a estudiar un posgrado, pero la hija decidió que con ese dinero podía montar su propio negocio. Y así llegó a esta opción, alcanzando el punto de equilibrio de su inversión en el primer mes”, dice Felipe Castro, CEO de Bodybrite, con el ánimo de demostrar la viabilidad financiera de esta franquicia que llegó a Colombia hace nueve meses con una propuesta de tratamientos de belleza a bajo costo y con tecnología de última generación.

Y es que si es de esos que a los 25 ya sufre por arrugas y utiliza un catálogo de productos antienvejecimiento, esta opción puede parecerle atractiva, porque como explica el empresario, el 98% del mercado de estética en el país está en la informalidad, en la calle, en su esquina, en pequeños centros que con una cortina y una camilla le prometen verse mejor (aunque esto implique riesgos para la salud); mientras un 2% agrupa las alternativas especializadas, compuestas por unas cuantas cadenas difíciles de encontrar en más de cuatro ciudades y con costos superiores a los que tiene esta empresa de origen español.

“Nosotros llegamos al liderazgo del mercado con 13 locales y seis meses de operación. En menos de un año en Colombia hemos logrado tener 40 sedes entre franquicias y centrales (hay nueve de este tipo)”, asegura, y agrega que su interés en el país fue consecuencia de reconocer, además de las oportunidades por falta de cadenas de belleza con bajos precios, una población joven emprendedora que anhela tener su propio negocio en lugar de trabajar para otro y un crecimiento importante de la clase media.

Actualmente esta oferta se encuentra en 15 ciudades del país, entre ellas Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla. Además, Castro destaca el potencial de las ciudades intermedias para consumir esta oferta, y el de las pequeñas, que a pesar de tener menos habitantes de los que conforman el foco de interés de la empresa, empiezan a mostrarse como opciones futuras. La foto depilación, el foto rejuvenecimiento y la oxígenoterapia son algunos de los servicios de los centros, que esperan ampliar el portafolio en el transcurso del año.

Una franquicia de Bodybrite puede costar hasta $150 millones, incluyendo la adecuación del local y la capacitación del personal. “Una de las cosas más importantes para tener en cuenta es que al montar un negocio por su cuenta nadie le garantiza un porcentaje de éxito. Por el contrario, con una franquicia, y en especial con esta, la sostenibilidad es más clara”, manifiesta el CEO, diciendo que al ser parte de una cadena que le invierte a mercadeo, con la implementación de tecnologías de calidad y con el respaldo de una marca, los franquiciados han llegado a un 90% de éxito. “Llegamos al final del año pasado con 30 centros en menos de siete meses, y este año queremos llegar a 90 centros en 30 ciudades. Para el año entrante la meta son 150”.