La cajita triste de McDonald’s

Las ventas de la multinacional estadounidense a nivel mundial cayeron un 2.3%. Su presidente, Steve Easterbrook, ya ha anunciado varias medidas para atajar la crisis.

 Lo que va de 2015 no ha sido de cajitas felices para McDonald’s. Durante el primer trimestre del año, sus beneficios netos se redujeron en US$ 390 millones, al facturar apenas US$ 810 millones. Y sus ingresos bajaron a US$ 5.960 millones, un descenso del 11%.

Si hay una cifra que ejemplifica la crisis de la multinacional estadounidense es que sus ventas a nivel mundial cayeron un 2.3% y sus ventas en Estados Unidos descendieron un 2.6%. Así lo informó El País de España.

Todo apunta a que la reconocida firma se ha visto duramente afectada por la variación en el precio del dólar, la competencia y la dificultad para ingresar a mercados tan complicados como el chino y el japonés e, incluso, como el boliviano, donde la marca nunca ha podido consolidarse debido a la competencia. En otros mercados, como el europeo, el rendimiento no ha sido el mejor, con un descenso hasta del 20% en el beneficio operativo.

Su presidente, Steve Eastbrook, quien entró en marzo pasado a reemplazar a Don Thompson, anunció que el próximo 4 de mayo presentará un plan para sacar a la empresa, que tiene cerca de 36.000 locales a nivel mundial, de su mal momento. Eastbrook ha dicho que la compañía debe ser más ágil para poder “actuar más rápido” ante los cambios de tendencia de los consumidores.

La empresa ya ha tomado algunas medidas al respecto, sobre todo, para cambiar la imagen que se tiene de la comida de McDonald’s como mala para la salud. Por ejemplo, el pasado 4 de marzo McDonald’s anunció que iba de dejar de comprar pollos tratados con antibióticos, una medida que va a afectar a los 14 mil locales que la firma tienen en Estados Unidos y que, se espera, se complete en un plazo no mayor a dos años.

Igualmente, la leche de las cajitas felices va a dejar de proceder de vacas tratadas con la hormona artificial rbST, que se usa para potenciar el crecimiento del animal. “Aunque no hay diferencias demostradas entre las dos leches, entendemos que es algo importante para nuestro cliente”, dijo la responsable de la cadena de suministro, Marion Gross. “Hemos escuchado a nuestros clientes”, agregó.
De la misma forma la cadena de restaurantes anunció que le va aumentar el salario a los 90 mil empleados de los 1.500 restaurantes que maneja directamente en Estados Unidos.

Esto debido a que el resto de locales son manejados por franquicias que deciden, autónomamente, cómo le pagan a sus empleados. Con este aumento, McDonald’s sigue el ejemplo de otros gigantes del mercado como Walmart y Target que con tales iniciativas han tratado de hacerle frente a los señalamientos en su contra por abusos a sus trabajadores.
Así mismo, se ha pensado en cambios en los menús, que hagan más atractivos sus productos a los nuevos compradores a nivel mundial.

Falta ver si estas iniciativas salvan a McDonald’s de un declive mayor.

Vea el artículo McDonald’s acelera el declive

Temas relacionados