Candidatos al agua

En el encuentro organizado por El Espectador, WWF e Isagén, los aspirantes a la Presidencia presentaron sus propuestas para enfrentar los desafíos ambientales del país.

Claudia López en representación de Enrique Peñaloza, Partido Verde. Óscar Zuluaga, Centro Democrático. Clara López, Polo Democrático. Marta Lucía Ramírez, partido Conservador.

Una cosa dejó claro el Tercer Encuentro por el Agua en el que participaron los candidatos a la Presidencia de Colombia: el medio ambiente dejó de ser preocupación de unos pocos expertos y defensores de la naturaleza, para convertirse en el eje central de las políticas de desarrollo del país.

El debate organizado por El Espectador, al que no asistió el presidente candidato Juan Manuel Santos, permitió entrever que, a pesar de las diferencias ideológicas, los aspirantes comparten muchas ideas sobre la forma de abordar los retos ambientales. Una de ellas es la necesidad urgente de reformar las corporaciones autónomas regionales.

 Acabar con la ambigüedad jurídica

Crear una política de cambio climático y exigir a los países desarrollados la corresponsabilidad frente a este fenómeno.
Combatir la ambigüedad normativa que existe frente a la protección de ecosistemas estratégicos.
Reformar las corporaciones autónomas regionales (organizar por cuencas y dar fortalecimiento técnico-científico.)
Cree que Colombia necesita una nueva política agraria e industrial. No volver al siglo XVI, sino pensar en un modelo de desarrollo del siglo XXI.
Cree que los problemas ambientales de Amazonia, Chocó y Orinoquia van a continuar si aumenta la deforestación en el área Andina.
Más que una ley de páramos o agua definida por intereses políticos del Congreso, considera que Colombia necesita fortalecer su institucionalidad ambiental.
Propone que el ordenamiento territorial no se siga haciendo en cada municipio sin antes diseñar una política macro por regiones.
Buscar un equilibrio entre energías fósiles y energía hidroeléctrica.
Permitir inversionistas extranjeros en campo energético y minero, pero sólo los que traigan alta tecnología y paguen impuestos.
Subir los estándares de potabilidad del agua. En muy pocas ciudades de Colombia se puede tomar el agua de la llave.

Desarrollo basado en vocación de cada región

Cree que el eje de la política ambiental debe ser la preservación del agua.
Crearía un sistema de alertas, riesgos y prevención ambientales. Una meta para Colombia sería tener su propio satélite.
 Haría énfasis en ciudades verdes con transporte masivo eficiente.
Énfasis en resolver problemas de agua potable y saneamiento básico para las poblaciones que no tienen. La corrupción local ha impedido que exista cobertura universal.
Cree que se debe definir mejor la vocación de áreas geográficas y suelos en todo Colombia para saber qué se conserva y dónde se puede desarrollar actividades económicas.
Propone un desarrollo económico basado en la vocación de cada región del país.
Más que ley de páramos, propone una ley de agua.
Propone definir un plan energético al menos para los próximos 20 años, teniendo en cuenta riesgos del cambio climático.
Explorar más las posibilidades del gas natural para uso domiciliario y vehicular, como alternativa a la dependencia de la energía hidroeléctrica.
No está de acuerdo con más burocracia ambiental. Fortalecería las instituciones ya creadas.
Propone fortalecer la Superintendencia de Servicios Públicos y reformar las corporaciones autónomas.

El mercado no puede dictar la política ambiental

Crearía una política de cambio climático.
Promovería el cambio de combustibles fósiles a energías alternativas impulsando tecnología.
Promulgaría un plan de desarrollo integral en lo económico y lo ambiental.
Cree que el equilibrio entre desarrollo y conservación depende de fortalecer instituciones y de que el Estado imponga orden.
Cree que se cometió ecologicidio con la repartija de títulos mineros durante el gobierno del expresidente Álvaro Uribe y que la moratoria durante el gobierno Santos no es una solución a largo plazo.
Mantendría la prohibición de actividad minera en páramos.
Cree que no se puede dejar al mercado económico la defensa del medio ambiente y los recursos naturales.
Cree que es hora de aceptar que la política de privatización de acueductos fracasó. Regresar al concepto del agua como un derecho fundamental.
No está de acuerdo con crear más burocracia. Sólo la voluntad política puede convertir el agua en una prioridad.
Propone reformar las corporaciones autónomas regionales.

Crear comisión interinstitucional de cambio climático

Impulsaría una política de cambio climático.
Crearía una comisión interinstitucional de expertos en cambio climático, siguiendo el modelo de la Unión Europea.
Promovería un desarrollo económico-ambiental dependiendo de cada región.
Presentaría una ley para proteger los páramos.
Planearía mejor en qué cuencas hidrográficas se puede construir hidroeléctricas.
Buscaría la forma de dar más dientes a los sistemas de vigilancia ambiental del país.
Cree que el Fondo de Mitigación debería ser permanente para atender el reto de llevar agua potable a toda la población y mejorar la calidad del líquido.
Reformaría las corporaciones autónomas regionales y crearía un observatorio ambiental, posiblemente a cargo de la Universidad Nacional.
Crearía una superintendencia pequeña para vigilar temas relacionados con agua y medio ambiente.

Temas relacionados