Capriles pide al papa que promueva diálogo en Venezuela

Vine a pedirle al papa que promueva el diálogo en Venezuela, dijo el político opositor.

AFP

El líder opositor venezolano Henrique Capriles solicitó este miércoles al papa Francisco que promueva el diálogo en Venezuela, durante una audiencia privada celebrada en el Vaticano.

"Vine a pedirle al papa que promueva el diálogo en Venezuela. La iglesia católica tiene la autoridad moral y el poder de convocatoria para ello, puede llamar a todos, independientemente del partido político", aseguró Capriles en declaraciones a la prensa al término del encuentro privado con el pontífice.

El líder opositor, gobernador del estado Miranda (norte), conversó unos 20 minutos en forma privada con Francisco.

El papa argentino lo recibió en una sala anexa de la sala Pablo VI al término de la tradicional audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro, a la que asistieron unas 50.000 personas, entre ellos un centenar de venezolanos, que enarbolaban banderas de su país.

La profunda división política que reina en el país sudamericano, fue el tema central del encuentro con el pontífice, quien acaba de nombrar como secretario de Estado de la Santa Sede, es decir su mano derecha, al nuncio hasta hace pocos meses en ese país sudamericano, monseñor Pietro Parolin.

"Le manifesté a su Santidad nuestra preocupación por el clima de confrontación que alimenta el gobierno, de amenazas y chantajes. Esa no es la tarea de un gobierno democrático, es un régimen", comentó el líder venezolano.

"La Iglesia puede promover una salida pacífica y democrática en mi país", añadió Capriles, quien entregó al papa una serie de cartas escritas por venezolanos y recogidas en las cercanías de iglesias.

Ningún comunicado oficial ha sido divulgado por el Vaticano, debido a que se trata de un encuentro privado.

"Pedimos también a la Iglesia que interceda para que no existan presos de conciencia en Venezuela, Porque en mi país hay presos políticos", aseguró Capriles.

La Iglesia Católica de Venezuela advirtió que las cartas no fueron reunidas por autoridades eclesiásticas ni en recintos religiosos.

El opositor encabeza una ofensiva diplomática con el objetivo de denunciar un supuesto fraude durante las elecciones presidenciales de abril, que perdió por una diferencia de 1,49% de los votos.

Los viajes de Capriles han desatado duras críticas del gobierno venezolano y del actual presidente Nicolás Maduro, quien el 17 de junio también se entrevistó con el papa en el Vaticano.

Desde que fue elegido en marzo pasado, Francisco ha recibido a numerosos líderes latinoamericanos, entre ellos varios presidentes.

"Estoy dispuesto a conversar con quien sea para encontrar una salida democrática a mi país, pacífica y electoral, y se lo dije al papa", adelantó Capriles, quien descartó todo interés personal.

"No vine a tomarme una foto con el papa, ni a pedir nada para mí, sino por Venezuela", aseguró Capriles quien espera que la conferencia episcopal venezolana sirva de mediadora en ese proceso.

"Estamos convencidos de que la Iglesia es la institución moral que puede convocar el diálogo", reiteró al mencionar a los obispos, al nuevo nuncio apostólico y al cardenal Jorge Urosa Savino entre los posibles mediadores para acabar con las graves divisiones internas.

"Monseñor Parolin, el nuevo secretario de Estado del Vaticano, conoce muy bien el país. Por su posición puede ayudar mucho", estimó Capriles, quien regaló al papa una serie de imágenes de vírgenes, entre ellas de Coromoto, patrona de Venezuela.

"El diálogo fue la palabra que más usó el papa" en la conversación contó el líder opositor tras recordar el llamado por la paz de Francisco tras la elección en abril del delfín de Hugo Chávez.

"Ojalá que nos ayude, que nos permita superar las divisiones y el lenguaje de amenazas", aseguró Capriles, quien escribió tras el encuentro papal en su cuenta de twitter: "Nuestra Venezuela está en el pensamiento del Santo Padre".

Capriles viajó acompañado entre otros por el historiador y editor adjunto del diario El Nacional, Elías Pino Iturrieta y el diputado Julio Borges.

El líder de la oposición venezolano se concedió también a un nutrido grupo de venezolanos residentes en Roma que se acercaron hasta la plaza San Pedro para saludarle: "Mil gracias, mil gracias", repetía emocionado.