Carmen Rendiles, la monja venezolana que será beatificada el próximo año

Carmen Rendiles (1903-1977) se convertirá en la tercera beata venezolana, junto con María de San José Alvarado y Candelaria de San José. El Papa reconoció el milagro atribuido a Rendiles para la curación de la cirujana Trinette Durán, el 18 de julio de 2003. 

Captura de YouTube

La Iglesia católica de Venezuela celebró este martes que el papa Francisco aprobara la beatificación de la monja venezolana Carmen Rendiles, fundadora de la congregación Siervas de Jesús.

"Es una inmensa alegría. El pasado 21 de noviembre fue aprobado un milagro presentado ante la Congregación para las Causas de los Santos, por lo cual será beatificada en el curso del próximo año", señaló el cardenal Jorge Urosa en un comunicado. 

Rendiles (1903-1977) se convertirá en la tercera beata venezolana, junto con María de San José Alvarado y Candelaria de San José.

El Papa reconoció el milagro atribuido a Rendiles para la curación de la cirujana Trinette Durán, el 18 de julio de 2003. 

"Una curación milagrosa 'instantánea, perfecta, estable y duradera'", añadió el comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana, citando la decisión de la Santa Sede. 

Durán se declaró este martes "muy emocionada" por la decisión. "Ha sido un proceso muy difícil. Aprobar un milagro lleva mucha investigación", declaró a Unión Radio.

La doctora afirma haber sido curada por la madre Carmen tras sufrir una descarga eléctrica en un brazo mientras operaba a un paciente. 

Según ella, el milagro ocurrió en Caracas en la que fuera la habitación de la religiosa, frente a un retrato suyo, días antes de ser intervenida por la lesión que sufrió. 

"Salió un rayo de luz del cuadro y a mí me dio un calor inmenso, me desmayé. Cuando desperté no me dolía nada", sostuvo Durán, que declaró a los investigadores del Vaticano haber sido tratada por unos 20 médicos.

Rendiles, quien nació sin un brazo, fundó en 1966 la Congregación de Siervas de Jesús, de la que fue Superiora General hasta su muerte.

La causa de su santidad fue abierta en marzo de 1995, durante el papado de Juan Pablo II, pero recién en septiembre de 2014 se realizó en Caracas el estudio del presunto milagro.

En los templos venezolanos se pide constantemente por la beatificación del médico José Gregorio Hernández (1864-1919), a quien se atribuye la curación de varias personas en distintos países latinoamericanos.