Carta Mario Martínez Avella

"Invito al profesor Bernal a liderar una organización civil que vigile el comportamiento de los investigadores y las organizaciones relacionadas con la investigación científica".

No conozco al profesor Rodrigo Bernal ni al investigador Raúl Cuero pero considero importante que la comunidad científica colombiana exprese una felicitación al profesor Bernal. Si algo debe distinguir a un investigador es la objetividad, la actitud proclive a decir la verdad y la capacidad de rectificar las afirmaciones cuando sea necesario (más cuando estas se refieren a nuestros propios resultados).

El profesor Cuero es solo uno más de los cientos de investigadores, cuasi- investigadores y organizaciones colombianas que tienden a explotar la buena fe pública. Las razones: La ligereza de algunos periodistas, el descuido de una comunidad científica incipiente -que no tiene los medios para vigilar a los miembros de su comunidad- y la usencia de una organización del estado que vigile.

Las evidencias sobre la inflación de resultados de investigación, de las cualificaciones mentirosas de algunos investigadores y de diversas distorsiones sobre la producción científica en Colombia son evidente en aspectos como:

  • • Registros de hojas de vida (CvLAc) en Colciencias que tienden a mostrar cualificaciones y resultados de investigación que realmente no tienen los investigadores.
  • • Programas doctorales cuyos directivos y profesores no tienen publicaciones científicas significativas y no presentan los niveles de exigencia para desarrollar las competencias que requiere un investigador.
  • • Títulos de doctorado obtenidos a la carrera en universidades colombianas y extranjeras que no tienen reconocimiento es sus propios países.

Personas con actitud vigilante como la del profesor Bernal siembran la semilla para el desarrollo del control social sobre los individuos y organizaciones que desarrollan la ciencia y los programas de formación superior. Creo que el caso del investigador Cuero y valentía de profesor Bernal nos debe llevar a permanecer vigilantes para proteger a la actividad científica de la corrupción que ha permeado todos los ámbitos de nuestra sociedad. Yo invito al profesor Bernal a liderar una organización civil que vigile el comportamiento de los investigadores y las organizaciones relacionadas con la investigación científica, y que vaya más allá de los intereses de los grupos políticos de turno y las universidades, para el bien la ciencia colombiana y la sociedad en general.

Cordialmente,

Mario Martínez Avella
Doctor en Administración

Temas relacionados

 

últimas noticias

Este será “el” atardecer de fin de año