"Caza virtual" a adolescente que rayó paredes de templo egipcio

Internautas desataron su ira contra la persona que escribió "Ding Jinhao estuvo aquí" en uno de los relieves del templo de Luxor.

Esta es la fotografía que circula en la redes sociales, donde se puede apreciar las letras chinas con la frase "Ding Jinhao estuvo aquí".
Esta es la fotografía que circula en la redes sociales, donde se puede apreciar las letras chinas con la frase "Ding Jinhao estuvo aquí".

La publicación en las redes sociales chinas de una imagen con una inscripción en mandarín en una de las paredes del célebre templo egipcio de Luxor ha causado la ira de los internautas del país asiático y desató una “persecución” virtual de su autor, un adolescente chino cuya familia ha tenido que pedir disculpas públicas.

Según relatan muchos medios de comunicación chinos, la inscripción en Luxor, un templo con 3.500 años de historia, se ha difundido ampliamente en las redes chinas, con decenas de miles de "tuiteos", y culminó una "caza en la red" contra su autor, Ding Jinhao, de 15 años, especialmente en el pasado fin de semana.

El adolescente escribió, al parecer con una piedra, "Ding Jinhao estuvo aquí" sobre uno de los relieves del templo, durante un viaje a Egipto con sus padres, con los que vive en la ciudad oriental china de Nankín.

Los internautas chinos han mostrado su rabia por el comportamiento de Ding, alegando que da muy mala imagen a los turistas chinos -acusados con frecuencia, dentro y fuera del país, de poco educados-, y publicaron a modo de denuncia varios datos personales del adolescente. Entre ellos la escuela en la que estudia, cuya web ha sido atacada por piratas informáticos, quienes colocaron en lugar de la portada un mensaje en el que se podía leer, una vez más, "Ding Jinhao estuvo aquí".

Las críticas a Ding han llevado a su familia a pedir perdón públicamente, en una entrevista a un diario local, por el comportamiento de su hijo, quien, aseguraron, rayó el templo hace años, cuando era un niño, aunque el hecho se haya conocido hasta ahora.

Los progenitores aseguraron que su hijo ha quedado conmocionado por las críticas y la atención mediática, y "se pasó la noche del viernes llorando".

Las "cazas virtuales" de personas cuya conducta causa escándalos de lo más variado (desde maltratadores de animales hasta causantes de accidentes que se dan a la fuga o líderes corruptos locales) son un fenómeno muy habitual entre la comunidad internauta china, que con más de 500 millones de miembros es la mayor del mundo y una de las más activas.