Centroamérica debe reducir la pobreza para adaptarse al cambio climático

En la última década han tenido que sufrir extremos de sequía y de inundaciones en el mismo año.

Reducir sus altos índices de pobreza es el principal "desafío" de los países centroamericanos para afrontar los efectos ya presentes del cambio climático, aseguró un estudio dado a conocer este miércoles por el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

"El desafío de adaptación al cambio climático en la región consiste en reducir la pobreza, la desigualdad y la vulnerabilidad socioeconómica y ambiental", asegura el estudio titulado "Variabilidad Climática y Eventos Extremos en Centroamérica y República Dominicana".

La mayoría de la población pobre, según el SICA, vive en zonas rurales, donde se vuelve "más urgente" desarrollar acciones de adaptación que le permitan superar y reducir impactos de eventos extremos, los cuales pueden ser "por exceso o por déficit de agua".

Cerca de la mitad de la población de Centroamérica vive en la pobreza, según informes de la CEPAL, y en tales condiciones las personas están más expuestas a sufrir los efectos de fenómenos climáticos extremos.

En Centroamérica, los eventos extremos son "cada vez más frecuentes y más dañinos", advierte el informe.

En la última década, según el SICA, "los países han tenido que sufrir extremos de sequía y de inundaciones en el mismo año", así como la incertidumbre de que los patrones climáticos del pasado no se cumplen.

Con 521.033 km2, y 5.570 km de costas en el Pacífico y el Caribe, Centroamérica es un istmo que afronta peligros constantes de tormentas y huracanes.

Cada tanto es sacudido también por terremotos, debido a la interacción de las placas Cocos y Caribe y a centenares de fallas que surcan los países bajo su extensa cadena volcánica.

Recuerda el informe que sistemas de ciclones se están formando en el océano Pacífico "a una altitud menor a la histórica" y en el Atlántico también aumentan su frecuencia.

"Los deslizamientos, temperaturas extremas, sequías e incendios forestales manifiestan una tendencia creciente a partir de los años noventa. En las últimas dos décadas, la frecuencia de inundaciones se duplicó y la frecuencia de tormentas tropicales y huracanes se cuadruplicó respecto al período de 1970 a 1989", resume el estudio.

Casi todos los países del SICA han ocupado durante el último quinquenio los primeros lugares a nivel mundial del índice de riesgo climático global de la organización Germanwatch.

"La región enfrenta ya los impactos de la variabilidad climática y es altamente vulnerable al cambio climático, pese a que contribuye con menos del 0,5% a las emisiones netas globales", señala el estudio.

También absorbe el impacto económico de los fenómenos asociados al cambio climático. Por ejemplo, en el caso de El Salvador se perdieron, entre 2009 y 2010, 400 millones de dólares.

Ante este cuadro, los países "deberán aumentar la capacidad de resiliencia (capacidad de adaptación)" y eso requiere una reducción drástica de los niveles de pobreza en que vive cerca del 50% de sus 43 millones de habitantes.
 

Temas relacionados