"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

China restringe la entrada de ciudadanos chinos a Hong Kong tras protestas

Los residentes de Shenzhen sólo podrán viajar a la excolonia británica una vez a la semana con una estancia máxima de siete días en cada visita.

China anunció este lunes que restringirá el número de viajes de los residentes de la ciudad sureña de Shenzhen a la vecina Hong Kong, tras las múltiples protestas en la ex colonia británica contra el llamado "comercio paralelo" de alimentos básicos en la frontera "de facto" que existe entre ambas localidades.

A partir de ahora, los residentes de Shenzhen sólo podrán viajar a la excolonia británica una vez a la semana con una estancia máxima de siete días en cada visita, según un comunicado difundido por el Ministerio de Seguridad Pública a través de Xinhua.

Anteriormente, los residentes de Shenzhen disfrutaban de múltiples entradas a Hong Kong, una medida que se introdujo en abril de 2009 y que sólo en ese primer año ya atrajo a 1,4 millones de turistas, según el diario hongkonés South China Morning Post.

Según el jefe ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, la nueva medida podría reducir el número de visitantes hasta en un 30 por ciento, lo que se traduciría en 4,6 millones de visitantes menos por año.

La limitación se produce semanas después de que residentes hongkoneses salieran a las calles para protestar contra el "comercio paralelo", en el que cientos de personas, atraídas por los bajos impuestos en la excolonia, entran a diario en ella desde China para comprar artículos y revenderlos de vuelta a casa.

En especial, los chinos compran con frecuencia productos lácteos extranjeros, al recelar de los nacionales desde el escándalo de 2008 en el que murieron 6 bebés y hubo más de 300.000 afectados por leche en polvo infantil contaminada con melamina.

Numerosos ciudadanos cruzan la frontera que separa Hong Kong del resto de China para comprar este producto en zonas de mejor calidad y seguridad como Hong Kong, donde se percibe que los controles sanitarios son mejores.

Al cruzar la frontera chino-hongkonesa, numerosos carteles advierten que aquellas personas que compren más leche en polvo de la permitida por el gobierno se enfrentarán a multas de hasta 500.000 dólares hongkoneses (unos 64.000 dólares, o 60.000 euros) y a una pena de hasta dos años de prisión.

No obstante, los comerciantes y residentes de los barrios frecuentados por los visitantes de Shenzhen creen que la medida sólo tendrá un impacto limitado sobre el comercio paralelo de bienes, revendidos a través de la frontera con fines lucrativos, según señaló el rotativo hongkonés. 

Temas relacionados