Cigarrillos de vapor no ayudan a dejar de fumar

Investigadores canadienses recopilaron artículos escritos sobre los beneficios de fumar cigarrillos de vapor (electrónicos), en los que se evidencia que no son una herramienta para dejar la dependencia de los tradicionales.

Archivo El Espectador

Desde que los cigarrillos electrónicos llegaron a las tiendas en 2013 como una herramienta eficaz para dejar de fumar, sus ventas y popularidad se dispararon. El Observatorio francés de Drogas y Toxicomanías publicó un estudio a comienzos de este año en el que aseguran que unos 9.2 millones de personas en el mundo han probado alguna vez este cigarrillo. Además, el 67% de las personas incluidas en la cifra estimada por la investigación han fumado este dispositivo como una manera de reducir el uso del tabaco y del cigarrillo tradicional. Pero, ¿qué tan efectivo es?

En la conferencia anual de la Asociación Torácica Americana que este año se celebra en Denver (Estados Unidos), científicos canadienses presentaron un estudio para responder a esa pregunta. Después de estudiar artículos escritos sobre el uso de cigarrillos electrónicos y su efectividad, concluyeron que no existen suficientes evidencias científicas para afirmar que estos dispositivos son una herramienta eficaz para evitar o disminuir la dependencia del cigarrillo tradicional, contó el diario El Pais de España.

 

En total, los investigadores revisaron 297 artículos en donde se mencionaba el uso de ‘vapeadores’. Esta selección fue depurada para clasificar su contenido en dos temáticas: la eficacia y la seguridad para evitar el hábito de fumar. Rodrigo Córdoba, miembro del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo en España, le dijo a El Pais que hay muy pocos estudios de calidad publicados sobre este tema.

 

“Los autores del informe de la facultad de medicina de la Universidad de Toronto, encontraron que los dispositivos mejoraban la abstinencia durante el plazo de un mes, pero no al cabo de tres o seis meses”, explica Jaime Prats en un artículo publicado por el periódico español El País, en donde añade que los estudios, que hasta ahora se conocen sobre la eficacia de los cigarrillos de vapor, no han dedicado el tiempo suficiente para afirmar que son útiles para dejar este hábito.

 

Para Riyad Al-Leheib, uno de los autores de la investigación conocida esta semana en Denver, los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a mejorar la abstinencia en un mes, pero no existe una evidencia similar para apoyar la efectividad en tiempo superiores. Al-Leheib añade que, mientras no haya evidencias más contundentes, lo recomendable es recurrir a otros recursos e ignorar las campañas publicitarias que apadrinan la efectividad de los ‘vapeadores’.

 

En su defensa, la Asosiación Nacional del Cigarrillo Electrónico de España (ANCE) explicó que estos dispositivos no son productos para dejar de fumar, sino una alternativa para dejar el tabaco como lo demostró un estudio publicado por el Ministerio de Sanidad de Inglaterra en el que se destaca el uso de este dispositivo para abandonar el tabaco y una estimación de que podría haber ayudado a 20.000 ex-fumadores.

 

(Vea aquí el artículo completo)

Temas relacionados

 

últimas noticias

Así se vería Homero Simpson en la vida real

Demandan a Herbalife por engaño