"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

'Colombia debería tener medicamentos para controlar la obesidad'

La mitad de colombianos tiene problemas de sobrepeso.

Simón Barquera estuvo de paso en Bogotá para participar en el Foro Internacional: Obesidad y Hábitos de Vida Saludable, organizado por la Comisión Séptima del Senado y la Fundación Colombiana de Obesidad (Funcobes). / Óscar Pérez
Simón Barquera estuvo de paso en Bogotá para participar en el Foro Internacional: Obesidad y Hábitos de Vida Saludable, organizado por la Comisión Séptima del Senado y la Fundación Colombiana de Obesidad (Funcobes). / Óscar Pérez

A los mexicanos la obesidad los tomó por sorpresa. La oferta de alimentos industrializados –con buen sabor y bajos precios, pero con muchas calorías– fue el primer paso para detonar un problema de salud pública que hoy reflejan las cifras: 70 de cada 100 mexicanos padecen sobrepeso u obesidad. No es gratuito que una de las prioridades del Instituto Nacional de Salud de ese país, sea impulsar políticas para reducir esta enfermedad.

Simón Barquera es uno de los expertos que está liderando la lucha de México contra la obesidad. Este jueves estuvo de paso en Bogotá para participar en el Foro Internacional: Obesidad y Hábitos de Vida Saludable, organizado por la Comisión Séptima del Senado y la Fundación Colombiana de Obesidad (Funcobes). De acuerdo con Barquera, Colombia podría seguir el mismo camino de su país si no se toman medidas de fondo frente a esta problemática.

En este momento uno de cada dos colombianos tiene problemas de sobrepeso. Este especialista señala que si en Colombia se obligara a las empresas de gaseosas y refrescos a reducir el tamaño de sus productos y a subir sus precios de venta, si se controlara la publicidad de la comida chatarra, y se buscara un mejor etiquetado para informar al consumidor, los resultados en la lucha contra la obesidad serían evidentes.

Hace tres años que en Colombia existe la llamada Ley de obesidad pero aún no se ha reglamentado, ¿qué implica este retraso en la lucha contra la enfermedad?

Este no es un problema exclusivo de Colombia debido a que es muy complicado reglamentar este tipo de leyes. Lo mismo le está pasando a Chile, allá hicieron una ley muy buena y están tratando de implementar los criterios para definir qué productos son buenos y cuáles son malos. Lo que pienso es que no hay que dejar de intentarlo porque cuando las leyes quedan muy abiertas no tienen un impacto en la población.

Tampoco hay protocolos claros para que las EPS sepan cómo deben atender a los pacientes con obesidad …

En este punto tienen un gran reto. El sistema de salud colombiano es muy diferente al de otros países de Latinoamérica. Por ejemplo, Colombia es el único país que no tiene medicamentos para el control de la obesidad y, aunque no son la panacea, un sistema de salud debe tener todas las alternativas que pueden ir desde medicamentos hasta cirugías. El otro reto es acercarse a los que están estudiando el problema. Hay grupos en la sociedad que están analizando el tema y pueden asesorar al Estado.

¿Está de acuerdo con las cirugías para bajar de peso?

En obesidad todos los tratamientos son muy criticados pero todos deben estar ahí. Las cirugías deben ser utilizadas en los grupos que realmente las necesiten y eso se determina con guías claras. Es un problema por ejemplo que el sistema de salud colombiano no contemple medicamentos (que sirven para quitar el hambre) porque beneficiarían a mucha gente. La obesidad no se cura ni con medicamentos ni con nada, pero sí se controla.

¿No cree que se estimularía el uso de estos medicamentos por personas que no los necesitan?

Es el mismo riesgo de cualquier medicamento y de todos los procedimientos. Es claro que deben existir, el reto es usarlos bien y en los casos adecuados.

¿Que medidas están tomando en México para controlar la obesidad?

Se está trabajando con el legislativo, por ejemplo, en el etiquetado de los alimentos para que la gente pueda diferenciar cuáles son buenos y cuáles no. Además estamos trabajando para que no haya publicidad de comida chatarra dirigida a niños y adolescentes, dentro de muchas otras acciones.

¿Cree que estrategias similares funcionarían en Colombia?

Funcionarían muy bien porque la situación es muy similar y ustedes tienes menos prevalencia de sobrepeso y más transporte activo como las ciclovías. Sería formidable que controlaran la publicidad de la comida chatarra, y buscaran un mejor etiquetado para informar al consumidor.

¿Está de acuerdo con medidas drásticas como disminuir el tamaño de los productos?

No creo que sea medidas drásticas, eso lo dice la industria. En realidad, es lo mínimo que debería hacer un gobierno para tener resultados. Reducir los tamaños de porción, ponerle impuestos a las gaseosas, ponerle una etiqueta que diga “este producto puede causar diabetes”. No me parece drástico, me parece necesario.

¿Qué tan lejos está Colombia de una regulación como ésta?

Puedo hablar de México y allí hay un gran conflicto de intereses, hay mucho dinero de la industria –en particular la de bebidas y refrescos– y millones de pesos invertidos en lobby en el Congreso, lo que dificulta los procesos. Aún así la sociedad civil están interesada en que el Estado se responsabilice para reducir la obesidad. Yo recomiendo que la sociedad civil se involucre y, por otro lado, tratar de mantenerse lo más libre de los conflictos de intereses.

¿Qué hizo que en México se desbordara el problema de la obesidad?

Pasó lo mismo que en todo el mundo: hubo un cambio en la dieta como efecto del desarrollo de la industria alimentaria, de repente llegaron alimentos industrializados con muchas calorías en menos de 20 años y, cuando nos dimos cuenta, ya había demasiada obesidad. Afortunadamente en Colombia ya se están dando cuenta y retomando la experiencia de otros países. Creo que se trata de un problema que no vimos venir a tiempo, porque todos los gobiernos latinoamericanos estaban buscando alternativas para afrontar la desnutrición y de repente la obesidad sorprendió.

¿Está de acuerdo con la FAO con su recomendación de incluir insectos en la dieta?

Los insectos son una alternativa de proteína y el problema actual es de exceso de calorías. El Colombia, por ejemplo, el problema es que la mitad de los colombianos tienen obesidad o sobrepeso y eso no se va a solucionar comiendo insectos.

¿Qué tan desinformados están los consumidores respecto a los alimentos?

La publicidad de los alimentos está regida por la ley de la selva, las empresas hacen lo que quieran y el gobierno tiene la obligación de poner etiquetas que hagan que la población tome mejores decisiones respecto a la salud. La obesidad es el principal factor de riesgo para mortalidad en la región. La mitad de la gente se muere de tabaquismo, poca actividad y una mala dieta. El asunto es gravísimo y hay que empezar a tomar medidas.

Temas relacionados