Contenido patrocinado por ENSURE ADVANCE.

Comer bien es vivir bien

Noticias destacadas de Actualidad

Una buena alimentación es sinónimo de un sistema inmunológico fuerte. Somos lo que comemos, por eso cada alimento debe ser rico en vitaminas y minerales. Consejos de la doctora Claudia Contreras.

La alimentación está directamente relacionada con un buen funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo del ser humano. Alimentarse de forma correcta, consumiendo alimentos ricos en vitaminas y minerales, tiene como desenlace un desempeño óptimo en todos los procesos fisiológicos.

La nutrición siempre ha sido un tema de debate sobre el que giran ciertas creencias populares, que pueden conducir a una verdad comprobada clínicamente y a otras que se alejan de la realidad. Allí radica la importancia de contactar a un especialista en este ámbito, cada vez que alguien desee cambiar sus hábitos alimenticios.

Equilibrio: base de la nutrición

“Hay una relación directa entre alimentarse bien y mantener un buen estado de salud”, dice la doctora Claudia Contreras, experta en nutrición clínica. “Una mala nutrición hace que las personas sean más susceptibles a desarrollar enfermedades, agudas o crónicas”, agrega. 

Las reservas corporales funcionarán de la mejor forma cuando una persona tiene una buena alimentación, responderán de la mejor forma ante cualquier afección que pueda aparecer del exterior, como gripas, heridas, cirugías y enfermedades. Tener una mejor nutrición es la mejor respuesta a esas circunstancias.

Según la doctora Claudia Contreras, una buena nutrición es aquella que mantiene un equilibrio entre las calorías que se consumen y las que se gastan. Los alimentos deben estar organizados en porciones, elegidos a consciencia, teniendo en cuenta su aporte nutricional.

La doctora Claudia Contreras hace un énfasis en el equilibrio que debe existir y señala que las personas deben estar conscientes de ello, pues una ingesta irregular puede conducir a problemas médicos graves, como la obesidad y la desnutrición. 

“Cuando una persona consume suficientes alimentos acordes con su estado físico, edad y quehacer diario, va a tener una adecuada composición corporal, lo que significa que sus niveles de masa muscular, tejido adiposo y el peso van a estar acordes con su talla”, afirma.

Nutrición en adulto mayor

Pueden cambiar las cantidades y los alimentos, pero la nutrición en los seres humanos siempre está fundamentada en algo ya mencionado: el equilibrio.

Hay quienes creen, de forma errónea, que un adulto mayor debe reducir sus cantidades de alimento. Esto no es cierto, pues la alimentación tiene que basarse en un equilibrio producido por la edad y la condición patológica (pues en presencia de enfermedad las necesidades cambian). 

“En la tercera edad el consumo calórico puede ser un poco menor que en otros momentos de la vida; sin embargo, cada individuo debe tener un consumo basado en sus necesidades… reducir las cantidades puede llevar a una persona a la desnutrición”, afirma la doctora Claudia Contreras.

El papel de los complementos nutricionales

Algunas etapas y condiciones específicas son indicadas para el consumo de complementos. Por ejemplo, cuando algunas personas tienen enfermedades que alteran sus hábitos alimenticios, estos productos son útiles, pues contribuyen a mejorar su nutrición. 

“El consumo de complementos debe estar vigilado por una asesoría médica, quien debe ratificar si es necesario y promover que la persona logre sus objetivos”, añade la doctora Claudia Contreras.

Vale la pena mencionar que ningún profesional de la salud recomienda el uso indiscriminado de estos productos. Son ellos quienes deben guiar a las personas durante su consumo, recomendando las medidas y el tipo de producto ideal para su condición.

Comer de forma balanceada, consultar a un especialista si desea generar cambios en su dieta y agregar alimentos naturales, como frutas, proteínas y verduras, son las claves para una buena alimentación y, por lo tanto, un buen funcionamiento del organismo. 

 

Comparte en redes: