Comer en familia previene adicciones

Este estudio afirma que la interacción con la familia durante las comidas y el ambiente en que se sostienen las conversaciones son factores esenciales para que los jóvenes no busquen las drogas o el alcohol.

Hallar la forma para evitar que los adolescentes consuman drogas o bebidas alcohólicas no ha sido una tarea fácil. Pero hay algo que los padres podrían hacer para disminuir el riesgo de sus hijos: promover las comidas en familia. Al menos así lo demuestra un reciente estudio del Centro Nacional sobre Adicciones y Abuso de Drogas (CASA, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Columbia, en el que las comidas familiares figuran como un factor protector frente a las adicciones.

De acuerdo con los hallazgos, hay cuatro veces más probabilidades de que aquellos jóvenes que no tienen comidas frecuentes en familia (menos de tres veces a la semana) hayan consumido tabaco, comparados con los que sí las tienen (entre cinco y siete veces a la semana). De igual forma, existen más del doble de probabilidades de que hayan consumido alcohol o marihuana.

La investigación indica que los adolescentes que pasaron más de 21 horas junto a miembros familiares tienen menos oportunidades de acceder a cualquier tipo de drogas, comparados con los que pasaron siete horas o menos. Éstos encontraron marihuana, alcohol y drogas medicadas sin prescripción en una hora o menos.

El grupo que compartió menos tiempo con su familia admitió con mayor frecuencia estar dispuesto a probar sustancias psicoactivas en un futuro, en especial si tenían hermanos mayores que ya lo hubieran hecho.

Según la Universidad de Columbia, que ha venido encuestando por más de 17 años a miles de personas con el fin de establecer los factores que inciden en el consumo de sustancias psicoactivas y tabaco, lo que realmente importa es el tiempo que pasan con los padres y las conversaciones que se establecen alrededor de las comidas. Estar en familia y tener espacios de interacción son parte de las maneras de prevenir el consumo de alcohol y drogas.

Así mismo, la investigación concluyó que es necesario que los padres les den a los hijos un mensaje consistente sobre el uso de estas sustancias y que hablen con ellos de manera constante sobre lo que está pasando en sus vidas.

En Colombia, según el "Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas en Hogares" de la Dirección Nacional de Estupefacientes y la ONU, más del 12% de las personas tiene consumo problemático de alcohol, 2% es dependiente a las drogas ilícitas y más del 9% ha probado drogas alguna vez en su vida.