Concejales de Toronto aprueban limitar los poderes del alcalde de la ciudad

El lunes, el consistorio de Toronto votará para reducir el presupuesto de la oficina del alcalde así como su personal.

Los concejales del ayuntamiento de Toronto aprobaron el sábado  limitar los poderes del alcalde de la ciudad, el polémico Rob Ford, quien admitió consumir drogas y haber vivido múltiples episodios de ebriedad.

El consistorio votó por 41 votos a favor y dos en contra, los del alcalde y su hermano el concejal Doug Ford, eliminar su autoridad en situaciones de emergencia. En una segunda votación, aprobada por 39 a 3, el alcalde perdió el poder para designar y cambiar tanto al vice alcalde como a los integrantes de su comité ejecutivo.

El lunes, el consistorio de Toronto votará para reducir el presupuesto de la oficina del alcalde así como su personal.

Tras las votaciones, Ford dijo que recurrirá a los tribunales para intentar recuperar los poderes que los concejales le retiraron.

Las votaciones son consecuencia directa de la admisión en los últimos días, por parte de Ford, de que ha consumido "crack", que ha comprado narcóticos y que se ha emborrachado en varias ocasiones desde que se convirtió en alcalde en 2010.

A pesar de todas las revelaciones aparecidas en las últimas semanas, Ford no ha sido acusado por la Policía de ningún delito y no existe mecanismo legal para forzarle a abandonar la alcaldía de Toronto.

Ford admitió estos "errores" después de que la Policía de Toronto confirmase la existencia de un vídeo, que estaba en poder de grupos delictivos de la ciudad, en el que el alcalde aparece fumando "crack".

Un informe policial publicado en las últimas horas también relata acusaciones de que Ford se ha embriagado en numerosas ocasiones, ha proferido insultos racistas y sexistas, ha atacado física y verbalmente a sus subordinados y se relaciona con conocidos delincuentes.

Las admisiones y revelaciones que se producen casi a diario han sumido a Toronto, la mayor ciudad de Canadá y la cuarta mayor de Norteamérica, en un caos por la negativa de Ford de renunciar a su cargo o abandonarlo temporalmente para recibir tratamiento.

A pesar de admitir el consumo de drogas y conducir ebrio, Ford ha afirmado que no tiene problemas de adicción.

El populista alcalde de Toronto también ha repetido que se presentará a la reelección en octubre de 2014.

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Cómo cambiar la mala imagen de los Pitbull?

Verdades de la carne