Condenado por retuitear mensajes de apoyo a ETA

La decisión la tomó el Tribunal Supremo español porque consideró que la acción era un enaltecimiento del terrorismo.

/ Pixabay

El Tribunal Supremo español confirmó una pena de cárcel impuesta a un hombre bajo cargos de enaltecimiento del terrorismo, por haber retuiteado mensajes de apoyo a la organización independentista vasca ETA, anunció este jueves en un comunicado.

El hombre había sido condenado en primera instancia por la Audiencia Nacional, un alto tribunal especializado entre otros en casos de terrorismo, a un año y medio de prisión. Recurrió la decisión, invocando el derecho a la libertad de expresión.

Andeka Jurado, ya condenado en 2006 por un delito relacionado con terrorismo, argumentó que él no era el autor de esos mensajes en la red social Twitter, y que por lo tanto no se le podía perseguir por su contenido.

Concretamente, se le acusaba de haber difundido entre 2014 y 2015 un video en el que aparecían miembros de ETA, en ocasiones armados, así como la foto de un miembro fallecido de la organización, acompañada de la frase "adiós y honor" en vasco. Igualmente, retuiteó otros dos mensajes en honor de este militante de ETA.

El Tribunal Supremo, sin embargo, dictaminó en su sentencia que "retuitear mensajes o imágenes de apoyo a ETA o de homenaje a los terroristas puede ser delito de enaltecimiento del terrorismo", según el comunicado de la corte.

El Supremo añade que "el tipo penal no exige 'que el acusado asuma como propio, razone o argumente la imagen y su mensaje, ni tampoco que sea el que lo haya creado; basta que de un modo u otro accedan a él, y le den publicidad, expandiendo el mensaje a gran cantidad de personas'". De esta forma, confirma la condena inicial de un año y medio de prisión pronunciada por la Audiencia Nacional.

El condenado tenía en el momento de los hechos unos 120 seguidores, y ahora 2.460. En su cuenta de Twitter se defendió destacando que no hizo más que reproducir un video que llevaba "diez años colgado" en Youtube.

A ETA se le atribuyen 829 muertos, así como numerosos secuestros y campañas de extorsión a empresarios en sus cuatro décadas de lucha armada por la independencia del País Vasco y de Navarra. Renunció definitivamente a la violencia en octubre de 2011.