Consumir cocaína y heroína multiplica por 14 el riesgo de muerte

La tasa de mortalidad en quienes usan ambas drogas es 14,3 veces más alta que en la población general, mientras que en los que solo consumen cocaína es 5,1 veces mayor.

La tasa de mortalidad de quienes consumen cocaína y heroína es 14,3 veces más alta que en la población general, mientras que en los que solo consumen cocaína es 5,1 veces mayor. Así lo concluyó un estudio del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, publicado en el ‘Journal of Substance Abuse Treatment’.

Ante la dificultad de cuantificar directamente las muertes relacionadas con cocaína a partir de las estadísticas generales de mortalidad, los investigadores compararon la tasa de mortalidad en un grupo de consumidores de heroína o cocaína con la de la población general española de la misma edad y sexo.

Para su estudio se captaron dos grupos de usuarios de cocaína, uno de 8.825 personas que consumían también heroína, y otro de 11.905 personas que no tomaban esta última sustancia.

Todos los participantes fueron admitidos a tratamiento por abuso o dependencia de drogas psicoactivas en las ciudades de Madrid o Barcelona entre 1997 y 2007, tenían entre 15 y 49 años en el momento de la captación y fueron cruzados con el registro general de mortalidad del período 1997-2008 para observar su estado vital.

Los resultados que los hombres tuvieron un mayor riesgo de muerte que las mujeres entre los que consumían también heroína (1,5 veces), mientras que no se encontraron diferencias según sexo entre los que no consumían dicha sustancia.

Los autores afirman que el exceso de mortalidad encontrado está dentro del rango de los resultados publicados previamente en otros países (4–12 veces más).

Otros factores asociados

A parte del uso de heroína, se identificaron otros factores asociados con un mayor riesgo de muerte, como carecer de empleo regular, usar drogas por vía inyectada o tomar cocaína diariamente.

“Este exceso de mortalidad podría deberse al consumo de cocaína o heroína, pero también a otros factores cuya distribución puede ser diferente en la población general y en los participantes, como los trastornos mentales, rasgos de personalidad, condiciones sociales, etc.”, sostiene Barrio

Otro hallazgo interesante fue que el exceso de mortalidad con respecto a la población general de su misma edad y sexo fue significativamente mayor en las mujeres que en los hombres, especialmente entre los que consumían cocaína pero no heroína (8,6 veces en mujeres frente a 3,5 veces en hombres).

“Estos datos no significan que las consumidoras de cocaína tengan un riesgo de muerte significativamente más alto que sus colegas varones, sino que el aumento relativo del riesgo de las consumidoras de cocaína con respecto a las mujeres de la población general de su misma edad (que tienen un riesgo de muerte muy bajo) es más elevado que el incremento relativo de los consumidores con respecto a los hombres de la población general”, puntualiza.

Para los autores, las conclusiones de este trabajo son relevantes porque permitirán obtener mejores estimaciones de la mortalidad atribuible a cocaína y ponen de manifiesto que es necesario intensificar las intervenciones para reducir su consumo y los daños asociados al mismo.

Temas relacionados