Las cosas más extrañas que han sido enviadas al espacio

Juguetes o fotos de familia forman parte de los objetos más curiosos que se han lanzado fuera de la Tierra.

A bordo de la nave espacial Juno, que llegará a Júpiter en 2016, se podrían encontrar tres muñecos LEGO hechos de aluminio. / Flickr.

Si algún alienígena se encontrara las naves que han sido enviadas al espacio se llevaría una sorpresa. Aparte de encontrar los restos de las sondas, también vería objetos curiosos que viajan en su interior.

1. Restos humanos

Las cenizas de Clyde Tombaugh, descubridor de Plutón, llegaron al planeta enano a bordo de la sonda New Horizons después de nueve años y medio de viaje. Además de los restos del astrónomo, viajan también dos monedas de un cuarto de dólar, algunos sellos y un pedazo de la nave SpaceShipOne, el primer artefacto privado en llegar al espacio.

No es la única persona cuyos restos descansan fuera de la Tierra. En 1999, dos años después de su muerte, Eugene Shoemaker cumplió su sueño de viajar a la Luna. Considerado uno de los padres de las ciencias planetarias, durante los años sesenta fue candidato a convertirse en astronauta del programa Apolo, pero resultó descartado después de ser diagnosticado con la enfermedad de Addison. Es, hasta el momento, la única persona enterrada en la Luna.

2. Discos de rancheras y rock and roll

Durante la década de los setenta se lanzaron las sondas Voyager que visitarían por primera vez los planetas gaseosos y tratarían de ir más allá del sistema solar. En ellas viaja un disco de gramófono que incluye sonidos de la Tierra como volcanes o animales. Pero no solo eso. En el comité presidido por Carl Sagan, se fijaron otros sonidos que viajarían en las naves como temas musicales. Por ejemplo Johnny B. Goode, la historia de un joven que quiere triunfar como músico que escribió Chuck Berry, o la mexicana El Cascabel, un lamento de deseo y despecho.

3. Juguetes y pelotas de golf

En 1971, Alan Shepard, con 47 años, se convirtió en la quinta persona que caminó sobre la Luna y en la primera que jugó a golf sobre el satélite. Desde allí, golpeó dos pelotas que volaron algunos metros gracias a la escasa gravedad lunar. Allí se quedaron y allí podrían encontrarlas los arqueólogos extraterrestres. Pero también a bordo de la nave espacial Juno, que llegará a Júpiter en 2016, se podrían encontrar tres muñecos LEGO hechos de aluminio que representan al astrónomo Galileo, al dios romano Júpiter y a su esposa Juno.

4. DVD´s y poemas

La sonda MAVEN que orbita en Marte carga con un DVD en el que se grabaron más de 1.100 haikus (poemas japoneses) enviados por amantes de la exploración espacial y las letras.

5. Fotos de humanos (vestidos y desnudos)

La sonda Pioneer 10, lanzada en 1972, lleva la representación de un hombre y una mujer desnudos. Debido al miedo que tenía Carl Sagan, responsable del diseño y al conservadurismo de la NASA, se eliminó una pequeña línea que indicaba la vulva de la mujer en el dibujo original. Aun así, hubo quejas de algunos grupos que consideraban que la NASA estaba enviando obscenidades al espacio. Además de desnudos hubo envios de fotos familiares: en 1972, el astronauta Charles Duke dejó allí una fotografía de su familia, él, su mujer y sus dos hijos, completamente vestidos.

Temas relacionados