Cucarachas al rescate

Equipados con sensores, micrófonos y electrodos, los insectos se convertirían en los exploradores expertos para buscar sobrevivientes después de un desastre natural.

EFE

 Aunque la idea de que una cucaracha se pueda controlar cibernéticamente puede sonar como una pesadilla para muchos, los insectos que desarrollaron los investigadores de la Universidad Estatal del Norte de Carolina están diseñados para rescatar algunas vidas.

Liderados por el científico Alper Bozkurt, el equipo logró crear unas cucarachas cibernéticas con pequeños electrodos implantados que sirven para guiar sus movimientos. Según lo explica Bozkurt, por medio de estos dispositivos se estimula la antena que usan los insectos para entender el entorno físico donde se encuentran. Así, se les puede hacer creer que hay un objeto a su derecha cuando se quiere que se muevan a la izquierda o que hay un obstáculo a su izquierda, cuando quieren que volteen a la derecha.

Pero entonces, ¿cómo pueden estos pequeños personajes casi ficticios ayudar a salvar vidas? Porque por su tamaño y velocidad podrían recorrer los perímetros afectados por desastres naturales e identificar si hay sobrevivientes.

Elegidas porque tienen capacidad para moverse por terrenos difíciles, las cucarachas son ideales para convertirse en diminutos exploradores. Sin embargo, para que sean eficientes deben ser coordinadas, lo que en este caso sucederá por medio de un dron que las hará moverse en masa.

“Es como un líder que puede guiar el enjambre para explorar el gran entorno”, afirmó Edgar Lobatón, coautor de la invención, al portal científico New Scientist. El dron no va a guiar a los insectos de forma individual, sino que creará una gran barrera para mantener el radio donde deben moverse las cucarachas, una especie de campo invisible.

Para responder a su líder dron, las cucarachas también tendrían un sensor en su espalda que les permitirá identificar los límites del radio. Creando una red de cucarachas que, además de permitir que las cucarachas nunca pierdan contacto una con la otra, podrá enviar la información que recolecten durante su exploración al dron más cercano.

Pero como si fuera poco, algunos de los insectos robóticos también podrán oír. Para esto, tendrán incorporados unos micrófonos de baja resolución para captar los sonidos de su entorno. Y si alguna de las cucarachas se dirige a la fuente del sonido, el sensor de su espalda se encargará de atraer a las demás para que se dirijan allá.

Según explican los científicos una vez las cucarachas sea probadas, se les irán incorporando nuevos sensores dependiendo del tipo desastre al que se enfrenten. “Si les ponemos sensores de temperatura, podrán identificar el calor de personas y si, en cambio, llevan sensores de propano, podrán señalar donde hay figas de gas,” afirmó Bozkurt.

Hasta ahora, el proyecto nada más ha sido probado en simulaciones, pero será medido en vida real dentro de los próximos dos meses. De hecho, el equipo está considerando usar un dron aéreo, para que los insectos cibernéticos puedan ser lanzados desde el aire a las zonas afectadas.

Vea más sobre este artículo aquí

 

Temas relacionados