Desarticulan banda que ofrecía mujeres brasileñas a ricos en Angola

Las mujeres eran reclutadas en casas nocturnas de la ciudad de Sao Paulo .

La policía brasileña desarticuló una organización criminal que traficaba mujeres a Angola para ofrecerlas como prostitutas para clientes de elevado poder económico en el país africano, informaron fuentes oficiales.

Las mujeres eran reclutadas en casas nocturnas de la ciudad de Sao Paulo con ofertas para recibir hasta 10.000 dólares para trabajar como prostitutas por una semana en Angola, según un comunicado de la Policía Federal brasileña.

"Brasileñas del medio artístico recibían hasta 100.000 dólares por tener relaciones sexuales con un rico empresario y excongresista de Angola", agrega la nota.

Los responsables por la investigación calculan que el grupo movilizó cerca de 45 millones de dólares con el tráfico internacional de mujeres en los últimos seis años.

La banda fue desarticulada este jueves mediante una operación de la Policía Federal que permitió el arresto de cinco personas en Brasil y la aprehensión de documentos y posibles pruebas en residencias y oficinas en las ciudades de Sao Paulo, Sao Bernardo do Campo, Cotia y Guarulhos, todas en el región metropolitana de Sao Paulo.

Además de las órdenes de arresto en Brasil, el juzgado federal de Sao Paulo responsable por el caso pidió la detención de dos extranjeros que residen en el exterior y cuyos nombres fueron incluidos en la lista de personas buscadas en todo el mundo por la Interpol.

Según las autoridades brasileñas, hay "fuertes indicios" de que algunas de las víctimas eran privadas temporalmente de su libertad en Angola y obligadas a mantener relaciones sexuales sin preservativo con clientes seleccionados.

Los miembros del grupo criminal le ofrecían a estas víctimas un falso cóctel de medicinas que supuestamente las protegería de la transmisión del virus del sida.

La Policía Federal informó de que las personas arrestadas serán formalmente acusadas de los crímenes de asociación para delinquir, tráfico internacional de personas, favorecimiento de la prostitución, proxenetismo, estafa, retención ilegal y prácticas que amenazan la vida y la salud de las personas.

En caso de que sean condenadas por todos los crímenes, las penas de cada acusado pueden llegar a 31 años de prisión.

Temas relacionados