Desayuno: base de un día saludable

Pasar por alto la primera comida del día puede ocasionar sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares y un mal desempeño profesional.

Cortesía Hotel Bogota Marriot

Luego de una noche de descanso comienza un nuevo día lleno de múltiples actividades que requieren, según el estilo de vida de cada persona, una gran cantidad de energía, concentración y atención. El desayuno, la primera comida que recibe el cuerpo en la mañana, es básico para tener un día óptimo y saludable.

Adriana Steevens Cruz, nutricionista dietista, afirma que esta comida es fundamental para comenzar un día exitoso. "Los miles de detalles de la cotidianidad, hacen que el desayuno se convierta, en esas primeras horas de la mañana, en el principal aliado para reponer la energía y para darle respuesta al cuerpo y a las necesidades de hidratación y nutrición".

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), saltarse el desayuno es un hecho cada vez más común en todo el mundo debido a las ocupaciones diarias. Sin embargo, de acuerdo a los profesionales de la salud, la primera comida del día mejora los niveles de azúcar en la sangre, repone los tejidos, hormonas y produce proteínas funcionales como la hemoglobina, necesaria para el transporte de oxígeno a través del torrente sanguíneo.

¿Qué consecuencias puede traer pasar por alto el desayuno?

Adriana Steevens: Cuando un individuo no desayuna, se ve expuesto a no cubrir sus necesidades diarias y su desempeño laboral o académicos se deteriora, puesto que la energía no es suficiente para realizar las actividades matutinas, su peso corporal registra cambios notables, de seguir así, puede estar favoreciendo la aparición de evento colaterales en contra de la salud.

¿Es perjudicial desayunar cuando se llega a la oficina o universidad?

A.S: Una observación interesante es que la ingesta del desayuno a horarios o jornadas regulares está relacionado con una mejor calidad de vida; es decir, con hábitos positivos como realizar mayor actividad física, bajo consumo de alcohol, así como a regular los mecanismos de hambre y saciedad durante el día. Por ello es aplicable que el desayuno se lleve a cabo en casa y de esta manera se fortalecen conductas saludables sin interferir con la rutina laboral.

Para las personas que quieren bajar de peso, ¿Cuál sería el desayuno recomendado?

A.S: Se debe integrar un menú de cereales altos en fibra o elegir carbohidratos de baja densidad calórica, fruta entera, lácteos bajos en grasa, entre otros.

El desayuno en las diferentes etapas de la vida

Niñez: Permite cubrir las necesidades de minerales, vitaminas, proteínas y grasas, indispensables para el crecimiento y desarrollo. El desayuno en esta etapa es responsable del suministro de energía, la formación de tejidos, la prevención de la aparición de la anemia y el aporte proporcionado de ácidos grasos omega 3 y 6 para el desarrollo del sistema nervioso.

Adolescencia: Es base para las reservas en especial de hierro, calcio y energía, pues es una fase donde cambia el cuerpo y se inicia, por ejemplo, la menstruación y se requiere asegurar un buen aporte en prevención de anemia, alteraciones del peso, osteoporosis, entre otros.

Adultez: Continúa siendo una valiosa ración para el aporte de calcio, en lo que respecta a la densidad y estructura de los huesos, se mantiene un peso saludable, y en esta etapa juega papel importante el incremento de la fibra.

Embarazo y lactancia: En esta etapa las necesidades energéticas se incrementan tanto para la madre como para el feto, en especial con el aporte de ácido fólico, calcio, hierro y proteínas para el sano crecimiento y desarrollo del bebé.

Tercera edad: Es el punto de partida para controlar la inapetencia y la sed, el desayuno aporta otros beneficios que tienen que ver con el bienestar social y mental: en el manejo de la depresión; el suministro de fibra es crucial, la presentación y el menú son ícono de la tolerancia en esta etapa