Coronavirus: Gobierno espera habilitar 9.826 unidades de cuidados intensivos

hace 2 horas

Deudores del Icetex, con el agua al cuello

Altas cuotas y acoso de las casas de cobranza son algunas de las quejas de los deudores morosos del Icetex.

Yolanda Córdoba, madre de Andrés Guavita, muestra con indignación las cartas del Icetex. / Andrés Torres - El Espectador

“Queremos pagarle al Icetex, pero necesitamos alternativas viables para saldar nuestra deuda”. Este es el clamor de uno de los centenares de morosos de la entidad, con deudas que crecen día a día. Capitalización de años de intereses, cobro de intereses sobre intereses y los costos adicionales de las casas de cobranza (sin contar con las estrategias de acoso) han hecho de sus deudas una bola de nieve que hoy consideran impagables.

Su queja no es nueva y, a pesar de que el Icetex ha adelantado jornadas de refinanciación en las que invitan a los morosos a ponerse al día a cambio de la condonación de los intereses de mora, para ellos estas alternativas no solucionan su problema de fondo, que radica en el aumento de sus deudas por la capitalización de intereses y las altas sumas que deben conseguir para poder acceder a la refinanciación.

Para completar sus quejas, cuestionan también la intermediación de las casas de cobranza contratadas por el Icetex. Por un lado, porque aumenta su deuda y, por el otro, por los métodos de cobro: varias llamadas al día; intimidación al codeudor con embargos y, últimamente, la de enviar mensajes a todos los contactos que tiene el deudor en redes sociales, revelando su deuda y su atraso, estrategias que son limitadas por la Superintendencia Financiera.

El último plan de alivio que brindó el Icetex fue el mes pasado, durante el cual ofrecieron condonar intereses a cambio de ponerse al día. Aunque, según Fernando Rodríguez Carrizosa, presidente de la entidad, el plan fue exitoso y casi el 80% de los usuarios normalizaron sus créditos, algunos deudores no están de acuerdo con la afirmación. Respaldados por la Asociación de usuarios de préstamos educativos (Acupe), aseguraron que hubo casos en los que muchos iniciaron la renegociación de sus deudas, pero no pudieron pagar el alto monto de la primera cuota, perdiendo los beneficios que les ofrecieron.

Este fue el caso de Juan Pertuz, estudiante de Comunicación de la Universidad Autónoma del Caribe (Barranquilla), quien ha pagado sus estudios con créditos del Icetex. A pesar de no haber terminado su carrera, la entidad ya empezó a cobrarle una deuda de casi $18 millones. Como aún no tiene trabajo, se empezó a atrasar y fue cuando intervino una casa de cobranza, que reportó al codeudor ante las centrales de riesgo.

Desesperado por sacar del lío a su codeudor, Pertuz se sometió al plan de alivio, pero le exigieron una cuota inicial de casi $3 millones. Como no tenía dinero ni trabajo, se endeudó por otro lado. Hoy, el estudiante sigue sin trabajo, pero tiene viva la deuda en el Icetex y una nueva cuenta por pagar.

Otra historia es la de Andrés Guavita, quien estudió Filosofía en la Universidad de la Salle. Por culpa de la violencia tuvo que dejar su carrera y exiliarse en otro país. Por eso suspendió su crédito con la entidad y pidió el año de gracia, con la esperanza de poder conseguir trabajo para pagar su deuda. Pasó el tiempo y por $5 millones, hoy debe el doble. Lo llamativo fue lo rápido que creció la deuda. En junio, según el propio Icetex, su deuda era de $8,6 millones ($3,6 eran intereses ). Tres meses después, ya debía casi $10 millones.

Según Yolanda Córdoba, madre del joven, en octubre se acogieron a un plan de refinanciación, en el que les pidieron abonar $1.500.000 (que incluía los gastos de cobranza), para normalizar el crédito y luego pagar cuotas mensuales, pero no consiguieron la primera cuota, perdieron el beneficio de la refinanciación y los de cobranza amenazaron con embargar su casa.

La mujer agregó que ellos han escrito al Icetex para pedir que tengan en cuenta la situación de Andrés y les permitan negociar la deuda directamente con la entidad y sin la intermediación de las casas de cobranza.

El pasado 16 de diciembre, luego de que El Espectador consultó al Icetex por este caso, el joven recibió un correo donde accedían a su solicitud, le condonaban los intereses y le dieron la posibilidad de pagar el capital en 24 cuotas de $213.000. A pesar de esto, dicen que la cuota aún es alta.

Frente a estos casos, El Espectador consultó a Fernando Rodríguez, presidente de Icetex, quien resaltó el esfuerzo de su entidad para ayudar a las personas que por diversos inconvenientes no han podido normalizar su situación. Reconoció las dificultades que han enfrentado algunos deudores desde los 90, por las altas tasas de interés de ese momento, pero que la situación actual es diferente.

“A los deudores queremos darle la mano y eso se evidencia en planes de alivio, como el de la última convocatoria, en la que se condonó el 100% de los intereses de mora y, a unos pocos, parte de los corrientes. Además, a algunos les ofrecimos duplicar su período de pago, para disminuir las cuotas a una cifra más cómoda”, dijo el presidente, quien destacó que en el plan de alivio del mes pasado se atendieron casi 7 mil estudiantes y se logró normalizar créditos por $21.000 millones, cumpliendo el 80% de la meta que se habían propuesto. “La brigada fue un gran esfuerzo y hubo personas que la agradecieron”.

Al preguntarle por la capitalización de intereses, Rodríguez dijo que se ha hecho de buena fe, pese a que él no está de acuerdo con ese método. “Se ha hecho con el consentimiento de los estudiantes, para que no tengan que pagar nada mientras estudian y acabar con su carrera tranquilamente”, explicó.

Frente a los reclamos por la intermediación de las casas de cobranza, el presidente de Icetex respondió que ellas tienen un papel fundamental en muchas entidades mundiales. Son un servicio subcontratado sin el cual el Icetex se vería obligado a tener el doble de personal, sólo para cubrir esa función. Según Rodríguez, “estas no puede ser una talanquera para normalizar los créditos atrasados, sino un facilitador de este proceso” En cuanto a las estrategias de cobro, señaló que cobrar es una responsabilidad administrativa que se debe promulgar con respeto y dignidad. “La entidad busca nuevos lazos con otras casas de cobranza y para su elección exigiremos respeto por la dignidad de los deudores”. Fernando Rodríguez reiteró el esfuerzo que Icetex está haciendo para solucionar los problemas de cientos de colombianos y así poderle dar la oportunidad a otros que requieren de una ayuda financiara para estudiar.

@EstefaniaAvella

465637

2013-12-22T21:00:00-05:00

article

2013-12-30T15:32:38-05:00

none

Estefanía Avella Bermúdez

Actualidad

Deudores del Icetex, con el agua al cuello

42

6505

6547

Temas relacionados