Discapacitados podrán controlar su silla de ruedas con un piercing en la lengua

El sistema fue creado por investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia.

Archivo El Espectador

Investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia (EE.UU.) han buscado una forma para ayudar a controlar la silla de ruedas a aquellas personas que por haber sufrido una lesión medular no puede hacer uso de brazos o piernas.

Se trata –como lo cuenta una publicación del estudio en la revista Science Translational Medicine- de un dispositivo que se pone en la lengua como un piercing que le permite a los discapacitados tener una mayor independencia. Les permite manejar la silla de ruedas de manera suave e intuitiva.

El sistema, que se conoce como Tongue Drive, es inalámbrico y portátil, y supera en velocidad -pero manteniendo la precisión- de las actuales sillas de ruedas. Funciona como un joystick, ya que el dispositivo es controlado con la posición de la lengua del usuario, se usa como las palancas de mando que llevan las sillas de ruedas. Esto se produce gracias a unos sensores que retransmiten la posición que dicta la lengua a un auricular, puede ejecutar hasta seis comandos en función de la posición de la lengua”, reseña Europa Press.

El equipo de investigación ha demostrado que las personas con tetraplejia pueden maniobrar una silla de ruedas mejor con este sistema. En promedio, el rendimiento de los 11 sujetos con tetraplejía utilizando el sistema Tongue Drive era tres veces más rápida.

"Estamos aprovechando las capacidades inherentes de la lengua, que es una increíble parte del cuerpo", le dijo a la BBC el doctor Maysam Ghovanloo.

Para el presidente de medicina física y rehabilitación en Feinberg, investigador Elliot Roth, "el sistema Tongue Drive es una nueva tecnología que permite a las personas con discapacidad lograr la máxima independencia en el hogar y en la comunidad porque les permite manejar una silla de ruedas de una manera más suave y más intuitiva”.

Los experimentos se repitieron durante cinco semanas para que el grupo de prueba sin discapacidad y durante más de seis semanas para el grupo tetrapléjico. Todos los sujetos con tetraplejia fueron capaces de manejar la silla, debido a la facilidad con la que se aprende a manejar este dispositivo.

El sistema aún no está listo para su comercialización, pero el equipo de investigadores trabaja en mejorarlo y adaptarlo para otros usos.